Muere el filólogo y helenista Francisco Rodríguez Adrados

Miembro de la RAE y de la Real Academia de Historia ha fallecido a los 98 años

Rodríguez Adrados, en la nutrida biblioteca de su residencia madrileña
Rodríguez Adrados, en la nutrida biblioteca de su residencia madrileña

El filólogo y helenista español, miembro de la Real Academia Española, Francisco Rodríguez Adrados, ha fallecido a los 98 años. Había nacido en Salamanca el 29 de marzo de 1922 y estaba licenciado en Filología Clásica en 1944 por la Universidad de Salamanca; doctor dos años después, en 1946, por la Universidad Central de Madrid; Catedrático de Griego en el Instituto Cardenal Cisneros de Madrid en 1949; en 1951, en Barcelona, Catedrático de su Universidad; y de la Central (luego Complutense), en 1952 hasta 1988.

Dirigió el Departamento de Griego de la UNED entre 1972 y 1976 y actualmente era catedrático (Emérito) y Presidente de Honor de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) y de la Sociedad Española de Lingüística. Fue director de las revistas “Emérita y “Revista Española de Lingüística”, de la colección de clásicos griegos y latinos “Alma Mater”, que publica el CSIC.

Estudioso del mundo humanístico, especialmente en los estudios sobre Grecia y también la historia de España, sus trabajos también han abarcado investigaciones y traducciones de la literatura griega, latina e india, además de la española.3 Experto en Lingüística indoeuropea y miembro del CSIC, en el que es director del proyecto de elaboración de un diccionario de griego clásico y medieval por el que recibió el Premio de la Fundación Aristóteles Onassis en Atenas en 1989, el mayor proyecto lexicográfico de un diccionario griego-español DGE, tras el LSJ. Como filólogo, es defensor del origen aquitano de los vascos y el euskera.

Autor de una extensa bibliografía ha editado y traducido al español la obra de numerosos clásicos griegos y sánscritos. Es autor, asimismo, de numerosas publicaciones sobre lingüística indoeuropea, griega e india, sobre literatura griega antigua y sobre teoría general de la historia -“Homo sapiens”, “Grecia antigua y mundo moderno” (2006)- y de la literatura -“El río de la literatura. De Sumeria y Homero a Shakespeare” y Cervantes” (2012)-. También ha sido articulista habitual en distintos medios de comunicación. En 2014 publicó dos volúmenes que recogen algunos de estos artículos: “De Historia, Política y Sociedad”, y “De lengua española, humanidades y enseñanza”.

Ingresó en la Real Academia Española el 21 de junio de 1990 (sillón d), tomando posesión el 28 de abril del año siguiente con el discurso “Alabanza y vituperio de la lengua”; y en la Real Academia de la Historia en febrero de 2004. Miembro de la Academia de Atenas y de la Academia Argentina de las Letras. En 2012 se le concedió el Premio Nacional de las Letras Españolas.

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado ha expresado a través de un comunicado en nombre de la corporación, su pesar por la gran pérdida que supone el fallecimiento de Rodríguez Adrados, “intelectual y humanista con proyección universal, autor de referencia en todo el mundo en las disciplinas que ha cultivado y académico admirable que ha participado muy activamente en los trabajos de la RAE durante treinta años”

Premios y distinciones
Ha recibido, entre otras distinciones, el Premio de la Fundación Aristóteles Onassis (1989) por su labor en la elaboración de un diccionario de griego clásico y medieval, el Premio Castilla y León de Humanidades (1997), la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (1998), el Premio Menéndez Pidal de Investigación en Humanidades (1988), el Premio González-Ruano de Periodismo (2004), el Premio Nacional de Traducción (2005), el Premio de Investigación de la Comunidad de Madrid (2007) y el Premio Nacional de las Letras (2012).