10 películas de terror españolas para ver en Halloween

Desde “Los otros” hasta “Verónica”, pasando por “Los ojos de Julia” y “Tesis”: algunas opciones para disfrutar de la noche del 31 de octubre

Escena de "El orfanato"
Escena de "El orfanato"IMDB

Se acerca el Halloween más casero que recordamos. La noche del 31 de octubre se caracteriza anualmente por disfraces por las calles, calabazas con sonrisas malévolas y niños yendo puerta por puerta al ritmo de “truco o trato”. No obstante, este año sigue siendo insólito y las restricciones y medidas de seguridad ante el coronavirus llevarán a muchas personas a optar por el sofá, la manta y la película. Y qué mejor manera de pasar la velada de Halloween que viendo una maratón de películas de terror español, descubriendo algunas joyas de nuestro cine con las que no será fácil dormir.

“La cabina” (1972)

Para estrenarse de manera “suave” en Halloween, qué mejor manera que sufrir el sofoco y agobio de la terrorífica cinta dirigida por Antonio Mercero. Se estrenó por primera vez en Televisión Española y su sensación de angustia fue tal, que tras su lanzamiento los espectadores evitaban a toda costa cerrar las puertas de las cabinas telefónicas. La cinta expone la angustia de un hombre que se queda atrapado en dicho espacio y, lo que parece al principio una confusión, se convierte en una terrorífica experiencia que le llevará al miedo más extremo.

“¿Quién puede matar a un niño?" (1976)

Chicho Ibáñez Serrador alcanzó con esta cinta sobre niños asesinos lo que conocemos como “taquillazo”. Incluso se ha considerado como un clásico del terror de España y como una película que ha sentado las báses del género en nuestro país. Pero, ante todo, fue Ibáñez Serrador quien se consagró como maestro de este tipo de cine. Ya demostró dicha faceta en 1966 con “Historias para no dormir”, una serie de relatos de terror e autores como Edgar Allan Poe que llevó al universo cinematográfico, así como arrasó con “La residencia” (1969), un filme de terror gótico.

“El día de la bestia” (1995)

¿Terror y comedia? Para Álex de la Iglesia, sí es posible. Y lo demostró con esta película protagonizada por Álex Angulo, Santiago Segura y Maria Grazia Cucinotta. A través de un retrato de España en los años 90, especialmente de Madrid, el filme habla de un sacerdote que cree haber descifrado el mensaje secreto del Apocalipsis según San Juan: el anticristo nacerá el 25 de diciembre de 1995. Un fanático del heavy-metal y un espiritista italiano ayudarán al protagonista a invocar al diablo. La película se alzó con 6 premios Goya.

“Tesis” (1996)

Fue la primera gran película de Alejandro Amenábar. Protagonizada por Ana Torrent y Eduardo Noriega, la cinta, entre el suspense y el terror, es una de las preferidas de aquellos cinéfilos del género. De hecho, la repercusión de su argumento fue tal que aún se sigue rescatando: habrá una serie basada en su historia. El escalofriante filme, que ganó 7 premios Goya, narra la historia de una estudiante de Imagen, que prepara una tesis sobre la violencia audiovisual. No obstante, todo se complica cuando su director de la tesis aparece asesinado.

“Los otros” (2001)

Si con “Tesis” saltó hacia el éxito, con “Los otros” se consagró. Amenábar hizo una gran apuesta con esta cinta de terror, tanto en su historia como en su montaje y reparto: Nicole Kidman y James Bentley son algunos de los actores que trabajaron en el proyecto. Con 8 premios Goya, entre los que figuran Mejor película y Mejor director, fue un éxito en taquilla, llegando a recaudar más de 200 milllones de euros. La cinta propone una historia ideal para una noche de Halloween: una viuda descubre sucesos extraños que apuntan a la presencia de fantasmas en su mansión.

“El espinazo del diablo” (2001)

Es el turno del mexicano Guillermo del Toro: esta fue su primera incursión en el cine español. Producida por El Deseo -de los hermanos Almodóvar-, la cinta propone un debate que no podría ser, irónicamente, de mayor actualidad: los fantasmas de la Guerra Civil. A través de la turbia realidad de la contienda, el filme se centra en las experiencias del residente más reciente en un orfanato español, quien se enfrenta con un conserje, un acosador y un fantasma.

“El orfanato” (2007)

Dirigida por Juan Antonio Bayona, esta película se considera otro clásico del terror español. No hay espectador seguidor del género que no se haya acercado a las pesadillas de Laura (Belén Rueda). Fue representante de España en los Oscar y ganó 7 Goya, así como otros 24 galardones en diferentes certámenes. Narra la aventura de la protagonista, que se instala con su familia en el orfanato donde creció de niña con el objetivo de abrir una residencia para niños con discapacidad. No obstante, su hijo se dejará llevar por la fantasía que despierta la mansión, con unos juegos inquietantes que harán sospechar a Laura cada vez más.

“Los ojos de Julia” (2010)

De nuevo, Belén Rueda nos ofrece otra interpretación terrorífica, esta vez bajo dirección de Guillem Morales. La protagonista queda traumatizada cuando descubre que su hermana, casi ciega, se ha suicidado tras operarse de la vista. Ante esto, Julia debe afrontar la pérdida así como una ceguera inminente, pues sufre la misma enfermedad que su hermana. Todo ello, a través de una atmósfera terrorífica, toques de suspense y un reparto que completan nombres como Lluís Homar o Francesc Orella.

“Mientras duermes” (2011)

César es el portero de un edificio que se preocupa mucho por sus huéspedes. No obstante, su amabilidad no será lo que parece, pues, en secreto, disfruta dañando a los demás, siendo el ocupante del 5º B su siguiente objetivo. Protagonizada por Luis Tosar, la cinta está dirigida por Jaume Balagueró. Propone una historia inquietante a través de las locuras de un acosador y la debilidad de una mujer que vive sola.

“Verónica” (2017)

Claudia Placer y Sandra Escacena protagonizan este filme de Paco Plaza, que obtuvo 7 nominaciones a los Goya, ganando el galardón a Mejor Sonido. El guion está inspirado en una real que ocurrió en Vallecas (Madrid) durante los años 90. Narra la historia de unas amigas que hacen una sesión de ouija. Al acabar, una de ellas es poseída de tal manera que amenazará con hacer daño a sus amigas y familia. La cinta no es la única que narra una historia real que haya sucedido en Madrid: lo mismo ocurre con “Malasaña 32” (2020), dirigida por Albert Pintó, que habla sobre una familia que se instala en la capital y, en la casa nueva, notan que no están solos.