Crítica de “Las Brujas”: La pócima la pintan calva ★★★✩✩

Anne Hathaway en el papel de la Gran Bruja en el remake de Robert Zemeckis
Anne Hathaway en el papel de la Gran Bruja en el remake de Robert ZemeckisEFE

Director: Robert Zemeckis. Guión: R. Zemeckis, Kenya Barris, Guillermo del Toro. Intérpretes: Anne Hathaway, Octavia Spencer, Stanley Tucci. EE.UU, 2020. Duración: 99 min. Fantástico.

Parece mentira, pero, con la cara hecha un cromo, la boca deforme y grande como la de la entrada al metro y calva perdida (esas ronchas...), Anne Hathaway consigue realizar uno de los mejores papeles de su vida, al menos, para quien esto firma. Aunque sin exagerar, que tampoco se trata de Anjelica Huston, la arpía del cine por antonomasia.Y tiene más merito aún la actriz porque dirige la película el desigual y palomitero Robert Zemeckis, un director capaz de rodar «Regreso al futuro», «¿Quién engañó a Roger Rabbit?» o «La muerte os sienta tan bien» (lo siento, no trago «Forrest Gump»), pero también productos carísimos, super innovadores y fallidos del tipo «Polar Express».

El remake que ahora ha caido en sus manos narra la historia de un pequeño huérfano que, a finales de los 60, debe vivir con su abuela en un pueblo de Alabama. La señora tiene una inclinación especial por las hierbas, el vudú, y cree fervientemente en las brujas, lo que el niño pronto compartirá. Porque ellas, aunque parecen glamurosas damas, bajo los ropajes son igual de feas que demonios y absolutamente malignas. Dispuesta a que su nieto no padezca las persecuciones de estas malas mujeres tras la «visita» de una de ellas con serpiente incluida, se marchan a un hotel de lujo situado en la costa. Pero, por desgracia, llegan al mismo tiempo que la líder de las hechiceras, que las ha reunido allí para realizar un plan macabro: convertir a todos los niños del mundo en ratones porque los odia. A los primeros.

Esta nueva adaptación del libro «Las brujas» escrito por Roald Dahl aunque con diferencias, posee una excelente factura (del vestuario a los efectos digitales) y la suficiente dosis de esperanzadora crueldad (que un niño pierda a sus padres de pronto y acabe siendo un roedor tiene miga, pero también que esté encantado con su nueva condición), aunque quién puede olvidar la horripilante transformación de Huston, que protagonizó las pesadillas de muchos menores por aquellos años. Ahora tienen peores cosas con las que soñar.

Lo mejor

Se trata de una buena película familiar y posee una factura visual bastante potable

Lo peor

Aunque Hathaway es una estupenda bruja, tiene el precedente de Huston, y, claro...