La Casa Batlló denuncia penalmente al sindicato SUT por “actos vandálicos”

Los propietarios recalcan en un comunicado que algunos trabajadores “vivieron agresiones” y que “los daños sufridos en la vidriera de la fachada son especialmente graves”

Casa Batlló

El 29 de octubre, la Casa Batlló, célebre edificio modernista creado por el arquitecto Antonio Gaudí en Barcelona, cerraba sus puertas “de forma indefinida”. Una clausura provocada “por la escalada de tensión provocada por algunos trabajadores en huelga de la empresa subcontratada Staffpremium y los militantes y simpatizantes del sindicato que la ha convocado”, informaba la organización del edificio en un informe.

Se referían al sindicato SUT, al cual ahora la Casa Batlló ha presentado una denuncia por vía penal por presuntos actos vandálicos que ocasionaron daños en este emblemático lugar. De esta manera, los propietarios reclaman 92.313 euros “por los daños y perjuicios ocasionados a sus trabajadores, a sus clientes y al edificio”.

Vidriera de la Casa BatllóServicio Ilustrado (Automático) CASA BATLLÓ

En un comunicado, Casa Batlló recalca que los trabajadores que no estaban en huelga “vivieron agresiones y siguen en tratamiento médico”. Además, subraya que “los daños sufridos en la vidriera original de la fachada son especialmente graves, ya que nunca en toda su historia, desde la construcción en 1906, nadie había cometido intencionadamente un hecho de esta naturaleza”.

“La destrucción de la vidriera representa una agresión a un monumento que tiene el máximo nivel de protección concedido por la Convención del Patrimonio Mundial de la Unesco desde el año 2005 dentro de las obras de Antoni Gaudí”, añaden.