Cuando los dioses bajaron del cielo al matadero



El último trabajo del artista Iván MIEDHO, la exposición de pintura “Reflecting Gods”, aglutina colaboradores del mundo literario, de la danza y del arte. Matadero de Madrid fue el encargado de presentar sus obras al público el pasado diciembre

LA Fuente: Obra Lady Chromatica del artista Iván MIEDHO
LA Fuente: Obra Lady Chromatica del artista Iván MIEDHOIván MIEDHOLa Razón

Como si fuera un estreno de cine, con un reclamo de actores y colaboradores, la exposición Reflecting Gods, una serie de pinturas que retratan a figuras literarias del mundo de la danza y del arte, se abrió al público el 1 de diciembre en el espacio cultural, Matadero Madrid.

El último trabajo pictórico del artista Iván MIEDHO, hace gala de un lenguaje audiovisual moderno que recuerda al estilo Pop Art, aunque con un aire nuevo, con tintes de ilustración, una pizca de oscuridad y mucho color.

Unos dioses más vivos que nunca

Para Iván MIEDHO, los dioses viven entre nosotros, se camuflan, y simulan vivir una vida humana como el resto de los mortales. Los dioses están llenos de poderes, fabricadores de sueños y pesadillas, que nos estremecen y nos hacen temblar de emoción. Son los demiurgos del siglo XXI, todas aquellas personas que se dedican al oficio de crear y expresar en cualquiera de sus formas.

Un concepto que recuerda a la mitología griega, donde los dioses eran un reflejo de los mortales, con deseos, defectos y ambiciones y que muchas veces interactuaban con los humanos, jugando con ellos, enamorándose, compartiendo vida y muerte.

Así se presenta esta serie de pinturas donde el artista Iván MIEDHO retrata a los escritores José Carlos Somoza, José María Plaza, a Megan Maxwell, la escritora estrella de editorial Planeta, y a Inmaculada Salomón, primera bailarina del Ballet Nacional de España. Unas obras que convierten en dioses a los retratados, los sitúa en un mundo y les dota de un rol.

Los colaboradores del “MIEDHO”

Con Iván MIEDHO siempre han colaborado otros artistas y personalidades del mundo cultural y del entretenimiento. Quizás, la primera colaboración más destacada fue con Amarna Miller en el 2015, dando como resultado varios retratos que se pudieron ver en la comunidad artística, La Quinta del Sordo y en el Museo de Artes y Tradiciones Populares, La Corrala.

En 2017, el artista, junto al escritor José Carlos Somoza, desarrolló más de veinte obras inspiradas en los libros del novelista, uniendo el mundo de ambos y desarrollando un universo original. Un éxito que se presentó en el emblemático Ateneo de Madrid y que a día de hoy todavía se sigue exponiendo en diferentes instituciones y galerías.

José Carlos Somoza, es un escritor que destaca por novelas como Silencio de Blanca (premio Café Gijón), La ventana pintada (Premio Fernando Lara) y Clara y la penumbra (premio Dashiell Hammett), un referente de la novela negra, el horror y el misterio. Su último libro es Estudio en Negro, publicado en 2019, una sorprendente «prehistoria» de Sherlock Holmes.

La danza es un mundo en el que también se adentra Iván, sus colaboraciones con Inmaculada Salomón, bailarina española, ponen de manifiesto el interés del artista por esta disciplina.

Inmaculada es conocida por ser la primera bailarina del Ballet Nacional de España desde 2016. Su actuación más destacada ha sido Electra, compartiendo escenario con el bailarín Sergio Bernal y con el entonces director del BNE, Antonio Najarro.

Reflejando a los dioses

Iván MIEDHO expande su universo en su último trabajo. A las colaboraciones ya mencionadas se le une la escritora Megan Maxwell, conocida internacionalmente por sus novelas románticas de éxito. Es la escritora que más vende de editorial Planeta y además, Warner Bros Spain y Versus Entertainment producirán la primera adaptación de su saga más famosa, Pídeme lo que quieras.

Megan Maxwell despliega todo su poder en la pintura que le dedica el artista. MIEDHO retrata la faceta guerrera de la escritora y elabora una escena inspirada en Neptuno, concretamente en la fuente del palacio de Lindero, en Alemania.

Iván MIEDHO reimagina al dios del mar y lo empodera en la figura femenina de Megan. Su hija, Sandra Miró, también forma parte de la obra, siendo otra de las figuras protagonistas de la pintura. Y como guiño final, Iván pinta a Las guerreras Maxwell, el colectivo de fans que acompañan siempre a Megan en cualquiera de sus eventos.

Otro dios encarnado es el escritor José María Plaza, autor de numerosos libros entre los que destacan la serie de Los sin miedo, Corazón Agatha o, de reciente publicación, Los Beatles y ellas, un libro sobre las mujeres que estuvieron alrededor de los cuatro músicos de Liverpool e ilustrado por Marta Ponce.

MIEDHO, hace una interpretación y crea la figura del escriba interpretada por Plaza. Un testigo del mundo plástico del artista lleno de guiños y enigmas que hay que observar con atención para desgranar su significado.

Alrededor de todos estos retratos, confluyen y viven otras pinturas como por ejemplo, la obra dedicada al icono del pop, Lady Gaga. O la obra Las tres gracias, una pintura donde el frenesí, el sexo, la pasión, incluso la violencia, tiene cabida en la escena, en donde se da rienda suelta a los instintos más primarios.

Un artista surgido del mundo underground y del neopop

MIEDHO, es un artista atípico en donde confluyen distintos mundos. Con una imagen claramente gótica y una actitud pop que se refleja en su trabajo. El arte de Iván comienza en él mismo, con su atuendo y estética es inevitable acordarnos de emblemáticas estrellas como David Bowie o Marilyn Manson. Un individuo que está a medio camino entre una estrella de rock y un icono del cine. Algo que choca directamente con su obra, cargada de color, con pigmentos vibrantes y saturados. Iván MIEDHO, es un artista independiente que no está sometido a las tendencias artísticas actuales, y por tanto, libre de crear cualquier imaginario. Una trayectoria todavía en auge pero que goza de tener cimientos sólidos, con un trabajo reconocido por críticos y prensa. De la figura artística de Iván, ya se han escrito varios libros, el último fue publicado en 2017, Ensayos sobre MIEDHO, del escritor, Héctor Martínez Sanz, donde se recogen distintos textos que hablan sobre el trabajo del artista.

Más allá del arte

Aunque su trabajo se centra en la creación de obra figurativa, también nos encontramos con un MIEDHO que diseña y realiza arte abstracto. Sus obras son internacionales, viajan por todo el mundo plasmadas en diseños para la marca TooQ, empresa de tecnología e informática que ha apostado por el arte nacional como una forma de diferenciarse de la competencia y ofrecer un servicio único a todos sus clientes. Juntos, marca y artista, preparan una exposición en Casa de Cantabria de arte abstractopara febrero de este mismo año, 2021.

Otro proyecto que todavía se está fraguando, es la publicación de la novela gráfica La llave del abismo. Un cómic que estará basado en la novela del mismo nombre del escritor José Carlos Somoza, y que contará con el guion de la enigmática So Blonde y las ilustraciones de Iván MIEDHO.

Quizás, fruto de estas colaboraciones, el trabajo de Iván MIEDHO brilla de esa forma tan especial, con una sinergia que se refleja en cada obra como si fuera un soplo de aire fresco. le queda mucho por crear, explorar y contar. Es un artista joven que cuenta con un puesto reconocido en el ámbito artístico. El futuro está de su parte y seguramente habrá nuevos dioses encarnados que quieran formar parte del mundo plástico del artista, convirtiéndose en inmortales obras de arte.