Las ocho palabras que se escriben juntas o separadas, según su significado

Algunos motes pueden confundir a las personas al pronunciarse prácticamente iguales

La nueva Ortografía, más ágil para los estudiantes
La nueva Ortografía, más ágil para los estudiantes

La comunicación entre personas ha sido uno de los puntos más importantes en la historia de la humanidad. Gracias al desarrollo cognitivo se fueron aprendiendo y desarrollando nuevos sonidos que dieron la aparición de idiomas. La lengua española, por ejemplo, cuenta con millones de hablantes alrededor del mundo. Todos se rigen con unas normas comunes que permiten comunicarnos de forma correcta.

Con el paso de los años, además, estos se fueron perfeccionando hasta el punto de aparecer diccionarios o instituciones que regulaban el uso de la lengua. En el caso del español esto es cosa de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) cuyas normas marcan la forma correcta de escribir y hablar. Incluso, como los idiomas están vivos cada año se incorporan nuevas palabras que enriquecen todavía más las lenguas.

El español es una idioma con una riqueza envidiable. Tras su gran expansión en el siglo XV gracias al descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón la lengua se extendió por distintos lugares del planeta, algo que ha permanecido hasta a actualidad.

Gracias a su expansión y popularidad el español se encuentra en un gran momento de forma. Algunos motes, incluso, cuentan con significados distintos según el país donde nos encontremos con casos tan conocidos como el verbo “coger” y su gran diferencia entre España o Argentina.

Así las cosas, según los datos más recientes del Instituto Cervantes en la actualidad hablan español alrededor de 585 millones de personas en todo el mundo. Este dato pone de relieve el gran número de habitantes en el planeta que conocen la lengua, un dato muy a tener en cuenta.

Además, la institución ha previsto en sus últimos informes, en los que analiza el futuro del español, que esta cifra de hispanohablantes pueda alcanzar su cénit en el año 2068. Según el Instituto Cervantes, en esa fecha habrá unos 700 millones de personas que hablen español, casi 200 más en apenas 40 años.

¿Junto o separado?

Entre los millones de hablantes suelen surgir dudas acerca de algunas normas de ortografía. Asimismo, algunas son más recurrentes que otras. Por ejemplo, existen una serie de palabras que se pueden escribir juntas o separadas según el significado. Por ello, a continuación repasamos ocho de estos ejemplos:

  • Conque o Con que: la versión junta se utiliza para introducir una secuencia de algo que acabamos de decir. En cambio, cuando utilizamos la forma separada debe usarse cuando a la preposición con le sigue el pronombre relativo que. Además, también cuando a la preposición le sigue el que en forma de conjunción.
  • Sino o Si no: en el caso de la primera opción esto se debe a cuando la utilizamos como un sustantivo que denota fatalidad o una conjunción adversativa. Es decir, que puede servir para introducir un elemento que sustituye lo negado. En cambio, si no separado es la conjunción condicional si y el adverbio de negación no.
  • Por qué o Porqué: la primera opción es la preposición con el pronombre interrogativo o exclamativo. Por su parte, la forma junta significa causa o razón.
  • A fin o Afín: cuando utilizamos la primera opción lo hacemos como conector. En cambio, el segundo ejemplo es un adjetivo que expresa algo continuo o próximo.
  • Medio día o Mediodía: esta forma tan utilizada cuenta con dos maneras distintas de escritura. La primera hace referencia a la mitad del día mientras que la conjunta es un adverbio que expone las doce del día.
  • Para rayos o Pararrayos: en el primer caso nos referimos a la preposición y sustantivo. Por ejemplo “unas gafas de sol son para atenuar los rayos”. En cambio, la segunda es el instrumento que detiene los rayos.
  • Por menor o Pormenor: la primera forma es una preposición y adjetivo que denota algo por menos. Por otra parte, si lo escribimos junto es un sustantivo que expone una circunstancia o detalle.
  • A bajo o Abajo: si queremos referirnos a algo poco elevado o de poco valor debemos recurrir a su forma separada. En cambio, cuando es un adverbio que denota un sitio o parte inferior debe ser escrito conjunto.