MENÚ
miércoles 12 diciembre 2018
07:21
Actualizado

Bill Viola: «Soy un artista contemporáneo que admira a Velázquez y San Juan de la Cruz»

Presenta en La Nave Salinas de Ibiza dos de sus inmensas instalaciones y habla con LA RAZÓN de arte, naturaleza, la obra de Miguel Ángel y la fuerza de los contrarios.

  • Un visitante contempla «Tristan's Ascension» (The Sound of a Mountain Under a Waterfall), una de las dos obras que se exponen ahora en Ibiza
    Un visitante contempla «Tristan's Ascension» (The Sound of a Mountain Under a Waterfall), una de las dos obras que se exponen ahora en Ibiza

Tiempo de lectura 4 min.

08 de agosto de 2018. 03:48h

Comentada
Gema Pajares.  8/8/2018

ETIQUETAS

Bill Viola es de los artistas que prefiere expresarse a través de sus obras, de sus trabajos en movimiento, de la poesía que desprenden sus videoinstalaciones. Es un asiduo visitante de España, aunque lo haga únicamente a través de sus piezas y no se desplace con ellas. Ahora está presente en Ibiza, en un espacio que parece haber sido concebido para él, tan recogido, tan desnudo, tan esencial como es La Nave Salinas, donde el coleccionista Lio Malca presenta dos instalaciones del artista, «Fire Woman» y «Tristan's Ascension (The Sound of a Mountain Under a Waterfall). Nació en Nueva York en 1951 y su nombre es imprescindible en la creación actual.

–¿Qué importancia tiene en su trabajo la naturaleza?

–He utilizado tanto el paisaje como los elementos de la naturaleza. En mis primeros años experimenté con trabajos de vídeo en los que probé los límites del equipo y también los de la imagen, generalmente mi propia imagen. En un momento dado, en 1979, decidí hacer un retrato del paisaje estéril en el invierno y luego del calor en Túnez. Por primera vez me di cuenta de que algoa había cambiando: estaba recopilando imágenes y no grabando algo que previamente había creado. Me pareció una revelación. Y trabajar con elementos como el fuego, y especialmente el agua, me ha permitido utilizar dos de las fuerzas más poderosas de la naturaleza para expresar tanto destrucción, como purificación y transformación.

–¿Qué piensa de La Nave Salinas como sede de estas obras?

–Las dos, en este lugar que está junto al mar, enfatizan la fuerza de la naturaleza, es un lugar perfecto para ellas: el agua puede ser tranquila, un remanso de paz y dar vida, o puede convertise en una tempestad.

–¿Cómo resultó la experiencia de crear «Fire Women» y «Tristan’s Ascension» en colaboración con Peter Sellars para la ópera de «Tristan e Isolda?

–En realidad no colaboramos con Peter en la producción del vídeo de cuatro horas que creamos para su producción de la ópera de Wagner. Pasamos muchas horas discutiendo con él sobre el enfoque del mito y el libreto, y también con Esa-Pekka Salonen, que era el director musical. Sellars esperó hasta que hubimos completado el video antes de organizar el trabajo, ya que tenía que ver lo que estábamos haciendo y cómo los cantantes debían interactuar con las imágenes en movimiento.

–En otoño exhibirá hasta 14 obras de arte en varias iglesias de Cuenca. ¿Cuál es el enfoque entre el trabajo de Bill Viola y la religión o las experiencias místicas?

–La exposición se inaugurará el 18 de octubre y tendrá como escenario tres iglesias desacralizadas así como el Museo de Arte Abstracto Español. Ninguno de las sedes es en realidad un lugar religioso. Creo que existe una resonancia especial que se crea entre los edificios antiguos y las obras que albergan, espacios que se han utilizado durante cientos de años para una labor distinta o una función diferente de la que hoy desempeñan, y conservan ese halo, esa impronta de recuerdos de muchas generaciones que han estado en ellos y los han vivido: han ido a ellos a orar, a casarse, a celebrar nacimientos y a llorar a los muertos.

–En una sociedad monopolizada por la imagen, ¿cuál es el papel actual del videoarte en el mundo del arte y en la sociedad misma?

–Los artistas deben mostrar el camino y abrirse paso a través del aluvión de imágenes comerciales que nos inunda. Ya no se trata de ésta únicamente, sino de cómo se usa y por qué razón. La mayoría de las personas no han sido educadas en una cultura visual, por lo que es fácil, por ejemplo, utilizar determinadas imágenes como una forma de propaganda con el objetivo de desviar la atención de los asuntos que son realmente importantes.

–¿Se considera un artista clásico o contemporáneo?

–Todos los artistas son contemporáneos. Formo parte de una larga tradición artística que se esfuerza en representar la esencia de la vida y para ello utilizo los medios que me ofrece mi tiempo.

–Velázquez, Zurbarán, Picasso, Nam June Paik ... ¿Cuáles son los artistas que admira y que le sirven de inspiración?

–Además de los que cita podemos agregar a Goya, El Greco, Giotto, Masolino, Leonardo da Vinci y otros artistas del Renacimiento, así como a Rumi, Ibn al Arabi, San Juan de la Cruz, Lao Tzu, Takuan Soho, Ikkyu, y así sucesivamente. Cuando hay tanto arte, literatura y filosofía increíbles a nuestro alcance, es difícil que no sirvan de inspiración.

–¿Y Miguel Ángel? No lo cita y he leído que el próximo año expondrán juntos en la London Royal Academy.

–Michelangelo fue uno de los mejores artistas de la Historia. Sus extraordinarias habilidades no se cincunscribieron únicamente al mármol o la pintura, de ahí que sea para mí un honor que 12 de mis trabajos de vídeo y 14 de sus dibujos estén juntos en las galerías, que se inaugurarán el 26 de enero de 2019.

–¿Qué opina del mercado del arte?

–Me parece bien que muchos artistas se ganen la vida con su trabajo, especialmente los jóvenes, aunque a veces los cambios en el mercado resultan bastante extremos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs