Cultura

Blancanieves, la “locura” que enfrentó a Walt Disney con su familia

Se cumplen 84 años desde el estreno del mayor reto del creador de Mickey Mouse: arriesgó todo su dinero para un proyecto del que todo su alrededor estaba en contra

Momento en que el príncipe besa a Blancanieves, dormida en un profundo sueño, para que despierte
Momento en que el príncipe besa a Blancanieves, dormida en un profundo sueño, para que despierte FOTO: Disney Disney

Más allá de que fuera una de las películas preferidas de Hitler -sí, el Führer tenía en su filmografía privada una copia de la icónica cinta de Disney-, y de que recientemente la escena final fuera criticada por producirse “un beso no consentido” entre princesa y príncipe -cabe recordar, aunque parezca innecesario, la índole ficticia y animada del filme-, “Blancanieves y los siete enanitos” ya fue motivo de polémica desde sus orígenes. La icónica película se estrenó un día como hoy de 1937, convirtiéndose en el primer largometraje animado que se alzó como un éxito clásico y financiero, impulsando a Disney a comenzar a coleccionar una serie de grandes cintas. No obstante, llegar a este reconocimiento no fue fácil, al menos, para su creador, quien tuvo que enfrentarse hasta contra su propia familia para llevarlo a cabo.

A Walt Disney se le ocurrió esta historia cuando era tan solo un niño y conoció el cuento de los hermanos Grimm. Si bien durante los años 30 el creador comenzó a ser valorado por dar a conocer a Mickey Mouse o Pluto, sin duda el de Blancanieves era un proyecto que sorprendió a quienes les rodeaban, pues se trataba de una producción de un largometraje, algo no tan sencillo como lo que había hecho hasta ahora. La idea se la presentó a su hermano mayor, Roy, quien desconfió de él y le quiso impedir que materializara el proyecto, pues Disney propuso invertir toda su fortuna, poniendo así en peligro el estudio y arriesgándose a la ruina.

Tanto Roy Disney como su mujer, Lillian, intentaron por todos los medios convencer a Walt para que abandonase el proyecto. En especial, ella estaba segura de que la película acabaría siendo un gran fracaso y arruinándolo, así como su familia no era la única que se enfrentó al creador. También los especialistas de la industria de Hollywood fueron partícipes a la hora de apodar a “Blancanieves y los siete enanitos” como “La locura de Disney”.

No obstante, el cineasta decide hacer oídos sordos y defender que se trataba de una producción con todos los ingredientes necesarios para triunfar: una doncella, un príncipe, una malvada bruja, siete simpáticos enanitos y multitud de tiernos animalitos del bosque. A esto, además, se le sumó la música, papel fundamental de la cinta. Y todo esto le llevó a Disney a avanzar con un presupuesto inicial de 250.000 dólares, dando como resultado una película cuya duración, según la crítica, al ser animada no sería capaz de mantener el interés del espectador.

Pero se equivocaron, pues la cinta se convirtió en la más taquillera hasta el momento, título que poco después, en 1939, le quitaría “Lo que el viento se llevó”. Así, la de los siete enanitos sigue siendo una de las cintas con mayor recaudación de la historia, ayudando cada relanzamiento a que esta princesa Disney se mantenga en el primer puesto como una de las 10 mejores cintas en la taquilla mundial. La cinta consiguió 184 millones de dólares de recaudación.