Cine

"Primeras soledades": La juventud habla

Dirección: Claire Simon. Fotografía: C. Simon. Montaje: Léa Masson y Luc Forveille. Productores: Aurélien Py, Lazare Gousseau. Francia, 2018. Duración: 100 minutos. Documental.

Publicidad

Es la adolescencia una etapa de soledades compartidas. Es el cine lo que les hace salir de su burbuja, sentarse uno al lado del otro para conocerse y explicar lo que les preocupa, que a menudo es la relación con sus padres, separados, ausentes o aislados en sí mismos. Coinciden una vez a la semana en la optativa de cine en el instituto Romain Rolland de Ivry, a un paso de París, y delante de la cámara de Claire Simon parecen dispuestos a contarse su vida, a abrirse en canal para que el otro les escuche sin un guion previo. Así las cosas, el documental es tan sencillo, tan desnudo, que a veces parece que alguien les haya escrito lo que dicen, de tan sincero que resulta. Simon y sus cómplices evitan todo rastro de sentimentalismo a lo largo del documental, pero a veces saltan las lágrimas cuando un chico describe el silencio perpetuo de su padre o una chica recuerda el momento en que la adoptaron, allá en África, escogiéndola de entre todos sus hermanos, con un plato de gambas como premio. Lo mejor que puede decirse de «Primeras soledades» es que debería verse en todos los institutos.