El asesino de John Lennon se avergüenza de lo que hizo

Mark David Chapman recuerda el día del tiroteo su lucha interior y su necesidad de ganar notoriedad

Ficha policial de Mark David Chapman

Mark David Chapman ya sabe lo que es sentir vergüenza. Cuando Acabó con la vida de John Lennon hace casi 38 años sólo pensaba en ganar notoriedad. Ahora quiere la libertad condicional, pero se la han vuelto a denegar.

Mark David Chapman ya sabe lo que es sentir vergüenza. Cuando Acabó con la vida de John Lennon hace casi 38 años sólo pensaba en ganar notoriedad y tuvo una enorme lucha interior antes de coser a balazos al líder de The Beatles. Así se manifestó ante la junta de libertad condicional, que le volvió a denegar un permiso penitenciario.

Antes de apretar el gatillo, su asesino recuerda estar en un "tira y afloja"consigo mismo por lo que estaba a punto de hacer, e incluso orando por una forma de evitarlo. Al final, la compulsión de ganar notoriedad al matar a una de las personas más famosas del mundo demostró ser demasiado poderosa, dijo Mark David Chapman, arrepentido, a los funcionarios de libertad condicional en una audiencia del 22 de agosto que terminó en una decisión de no liberarlo.

"Estaba demasiado lejos", dijo Chapman, de 63 años, en una transcripción de la audiencia publicada el jueves por el Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria de Nueva York. En la tarde del 8 de diciembre de 1980, el ex miembro de los Beatles dejó su edificio de apartamentos de Nueva York en camino a una sesión de grabación cuando se detuvo para firmar un álbum que Chapman, entonces un regordete, con gafas de 25 años de edad, estaba sosteniendo. Es un momento capturado en una fotografía ahora misteriosa.

«Recuerdo haber pensado, "hey, ahora tienes el álbum, mira esto, él lo firmó, solo se fue a casa, pero no podía irse a casa"», afirmó Chapman. Pero cuando Lennon regresó a su casa en el Upper West Side de Manhattan esa noche, Chapman lo estaba esperando y le disparó cinco veces con un revólver Charter Arms de calibre 38 y lo golpeó cuatro veces frente a su esposa Yoko Ono.

El asesinato y la forma en la que lo cometió sorprendió al mundo de la música, una generación que había crecido con "Beatlemania"y a la ciudad que el músico de origen británico había adoptado como su hogar.

Desde su confinamiento en el Centro Correccional de Wende en Alden, Nueva York, justo al este de Buffalo, Chapman les dijo a los dos miembros de la junta de libertad condicional que su sentimiento de vergüenza por el asesinato crece cada año.

Chapman fue sentenciado a cadena perpetua después de declararse culpable de asesinato en segundo grado en 1981. Se le ha negado la libertad condicional 10 veces desde 2000 y no tendrá otra oportunidad de libertad hasta agosto de 2020.

En la audiencia, Chapman dijo que era un hombre distinto, que había cambiado, que agradecería ser liberado, pero también dijo que no lo merecía.