Sección patrocinada por sección patrocinada

Lenguaje

Estas redundancias son tan comunes como "subir arriba" y las utilizamos constantemente ¿cometen alguna?

Algunas construcciones muy comunes encierran un redundancia pero muchos hablantes no se dan cuenta de ello

«El diccionario sigue siendo sexista»
«El diccionario sigue siendo sexista»larazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4625de87

Cuando escuchamos a alguien decir "voy a subir arriba" es frecuente que la frase nos llame la atención y le digamos a nuestro interlocutor que para subir necesariamente hay que ir "arriba". Sucede lo mismo con salir fuera, bajar abajo o entrar dentro. Aunque la Real Academia Española matiza que no se trata de un uso incorrecto del lenguaje, para quienes quieren ser pulcros en el habla, esas expresiones encierran una redundancia que es preferible evitar. Sin embargo, hay muchos otros casos donde también se produce y no nos damos cuenta.

Como recuerda la RAE, estas redundancias cumplen una función enfática del lenguaje. Remarcan al oyente lo que se les quiere decir. Pero hay otros casos que pasan desapercibidos y que aparecen en los medios y en las redes sociales que también pueden suponer una redundancia y no nos damos cuenta de ellos.

Algunos casos del habla cotidiana son, por ejemplo resultados obtenidos, sorpresa inesperada o regalos gratis, en las que, aunque con matices, convierten en innecesario el segundo término de la expresión. Algo similar sucede con lava volcánica, cita previa, hechos reales, funcionario público, peluca postiza o destino final. ¿Qué piensan ustedes?