Cultura

Pompeya luchará contra el cambio climático con tecnología

El acuerdo sigue a una década de restauración de emergencia en Pompeya después del colapso de varias estructuras antiguas en 2010 y 2011.

Un arqueólogo trabaja en la restauración de un fresco de lo que se cree que es la antigua casa de huéspedes de la Pompeya romana.
Un arqueólogo trabaja en la restauración de un fresco de lo que se cree que es la antigua casa de huéspedes de la Pompeya romana. FOTO: PASQUALE SORRENTINO AP

El colapso de varias estructuras entre 2010 y 2011 despertó la preocupación internacional. Tras esto, la Comisión Europea lanzó el ‘Gran Proyecto Pompeya’, un proyecto de 105 millones de euros cofinanciado por la UE y el gobierno italiano para preservar, mantener y mejorar el sitio.

Ahora, se instalarán sensores, tecnología infrarroja y satelital entre las ruinas para protegerlas contra el cambio climático, incluidas las fuertes lluvias, los fuertes vientos y los cambios extremos de temperatura. El parque arqueológico desarrollará un sistema de monitoreo de alta tecnología que eventualmente se implementará en toda el área excavada de 44 hectáreas. Esto proporcionará un flujo constante de datos, transformando la plataforma en un sistema dinámico capaz de evaluar cambios a más largo plazo, dice Luigi Petti, director de la Universidad de Salerno.

El primer proyecto de la asociación Pompeya-Salerno comenzó en septiembre y se extenderá hasta finales de 2022. Una docena de estudiantes de Salerno con becas de seis meses han instalado sensores de baja energía en estructuras ubicadas en la subdivisión Regio VI de Pompeya, que se destaca por edificios que incluyen la Casa de las Vírgenes Vestales y la Casa de Salustio. El estudio actuará como un prototipo para rediseñar el sistema de monitoreo de Pompeya.

Un obrero camina en la Casa dei Dioscuri durante las obras de restauración de Pompeya.
Un obrero camina en la Casa dei Dioscuri durante las obras de restauración de Pompeya.

Pompeya no es el primer sitio arqueológico en utilizar tecnología para rastrear los efectos del cambio climático. En 2019, el Coliseo de Roma comenzó a desarrollar un sistema de monitoreo de alta tecnología que estará operativo a partir del próximo año. Uno de los objetivos es “indicar las actividades e intervenciones de conservación necesarias para anticipar situaciones de emergencia” según Alfonsina Russo, directora del Coliseo.

Según Gabriel Zuchtriegel, el desafío será garantizar que los datos, aunque sean de alta tecnología, ayuden en lugar de obstaculizar el trabajo de mantenimiento en curso: “Ya estamos nadando en los datos. Si no tenemos cuidado, los nuevos datos simplemente serán otra carga”.