El Mutua Madrid Open se plantea jugar en septiembre antes de Roland Garros

El torneo se celebraría en la Caja Mágica la semana anterior al Grand Slam de París

Pista central del Mutua Madrid Open
Pista central del Mutua Madrid Open

Con el tenis detenido sin una fecha fija para su regreso por la pandemia del coronavirus, los torneos afectados por el parón se están planteando su futuro. Y ese futuro puede incluir este mismo año. Roland Garros ha sido el primer Grand Slam en dar el paso. Desde París anunciaron el cambio de fechas y la disputa del torneo del 20 de septiembre al 4 de octubre. Wimbledon se está planteando muy seriamente el aplazamiento, algo que no sucedía desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Y el Mutua Madrid Open?

Su presidente y CEO, Gerard Tsobanian, ha desvelado en L’Equipe que el torneo de la capital de España se estaría planteando su celebración del 14 al 20 de septiembre, justo antes de las nuevas fechas de Roland Garros. “Esa fecha es la mejor, sí, pero no podemos lanzarnos y dar una fecha como hizo Roland Garros. Actualmente no se puede establecer un calendario fijo, es difícil. Si es para cambiarlo en dos o tres semanas porque la situación no empieza a mejorar, no sería algo serio. Ahora tenemos que vigilar cómo evoluciona la pandemia y, en caso de que haya una mejora, entonces podremos hacer pronósticos serios que garanticen la disputa de un evento”, afirma Tsobanian. Las fechas planteadas situarían el torneo que se celebra en la Caja Mágica entre dos Grand Slams: después del Abierto de Estados Unidos y como antesala de París. “Creo que los tenistas lo aceptarían dada la urgencia y complejidad de lo que queda por jugar. No todos los tenistas llegan a la final en Nueva York, algunos caen en la primera semana o al comienzo de la segunda, lo que da tiempo para prepararse a jugar Madrid sobre arcilla. Los finalistas del Abierto de Estados Unidos sí serían los únicos en sentir el cambio, pero eso es un mal menor comparado con la alegría de volver a jugar", comenta esperanzado.

Tsobanian incluso se plantea que, en función del desarrollo de la pandemia, el año 2020 sea un año en blanco. "Hay que fijar una fecha límite en la cual ATP y WTA establezcan un año en blanco. Lo que habría que hacer es parar todo a fecha de 31 de diciembre de 2019″, afirma, aunque sobre esta cuestión no existe ninguna coincidencia entre los responsables del circuito, de los torneos e incluso los propios jugadores.