Resistir es otra forma de entender la vida

El fútbol ha vuelto, pero no del todo. Falta lo más importante: la afición

El 11 de marzo tocábamos el cielo en Liverpool. Nuestro Atleti nos regalaba otra noche mágica tras eliminar al actual campeón de Europa. Pude vivir en primera persona ese momento junto a casi 3.000 atléticos que se desplazaron para apoyar al equipo. Cuando el árbitro pitó el final todo era euforia, solo se escuchaba a nuestra afición en Anfield. Pero nadie era consciente de lo que iba a suceder 72 horas después ni de cómo se iba a paralizar el mundo por culpa del COVID-19.

El 14 de marzo se decretaba el Estado de Alarma. Hemos pasado días muy duros, muchos de nosotros hemos perdido a seres queridos y, en muchos casos, sin tener la oportunidad de darles nuestro último adiós. Miles de contagiados y una pandemia que no paraba de crecer. Dentro de la familia atlética quiero recordar, con especial cariño, a Christian Minchola, jugador del Infantil C, a las leyendas Joaquín Peiró, José Luis Capón, Radomir Antic, Miguel Jones y a los 71 socios que nos han dejado durante estos meses y que seguirán animando y disfrutando de los éxitos del equipo desde el tercer anfiteatro. Aprovecho esta oportunidad para mandar cariño a las familias de los fallecidos. El emotivo minuto de silencio que se guardó este sábado en el Wanda Metropolitano siempre lo tendré grabado en el corazón.

Han sido 98 días de incertidumbre familiar y profesional, pero parece que por fin empezamos a ver la luz al final del túnel. No ha sido fácil llegar hasta el punto en el cual nos encontramos hoy. Entre todos hemos realizado un gran esfuerzo y no puedo dejar pasar este momento sin agradecer, de todo corazón, el trabajo que han hecho y el arrojo que han demostrado todas aquellas personas cuyos puestos de trabajo eran esenciales para que pudiéramos superar estos difíciles momentos. Todos ellos han estado en primera línea de batalla y no han dejado de estar ahí para el resto de los ciudadanos, que hemos tenido que quedarnos en casa para conseguir frenar esta pandemia.

Afortunadamente, vamos a terminar LaLiga y nos vamos acercando a una nueva normalidad, el fútbol ha vuelto, nuestro primer equipo ya ha disputado varias jornadas de LaLiga y en el mes de agosto disputará la Champions League. El filial se prepara para disputar el play-off de ascenso a Segunda División y nuestro equipo Femenino, para la Champions League, que también se disputará en agosto. Y aunque no inmersos en competición, los jugadores y jugadoras de los más de 80 equipos de nuestra Academia cuentan con ilusión los días para volver a disfrutar juntos.

Pero el fútbol no ha vuelto del todo. Falta lo más importante: la afición. No hay nada más triste que ver un estadio, un cine, un teatro vacío. El fútbol y la cultura no se entienden en toda su dimensión sin la presencia de espectadores y aficionados, aunque durante el confinamiento, y pese a la distancia, no hayamos dejado de apoyarnos mutuamente. El deporte y la industria del entretenimiento también hemos aportado nuestro modesto granito de arena al bienestar social durante este periodo, tratando de hacer más llevadera esta difícil situación mediante la producción de contenidos audiovisuales y artísticos, puestos a disposición de todos a través de las plataformas digitales y televisiones.

Éstas siguen siendo nuestras ventanas al mundo mientras la pandemia continúa remitiendo, pero para que lo haga del todo hay que ser prudentes y seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias. Esto tan solo es temporal y dentro de poco volveremos a estar más cerca.

Como decimos los atléticos: resistir es otra forma de entender la vida.