Doncic se despide de la temporada con otra actuación memorable

Los Clippers cerraron la serie ante los Mavericks en el sexto partido, 111-97. El esloveno dijo adiós con 38 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias

Doncic se despidió de su segunda temporada en la NBA con otra sobresaliente actuación en el sexto partido de la eliminatoria ante Los Angeles Clippers. Fueron 38 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias que no sirvieron para prolongar la serie hasta el séptimo partido. El balance de los primeros playoffs de su vida en la NBA no puede ser más sobresaliente. Ante uno de los grandes favoritos al anillo llevó a su equipo hasta el sexto partido. Y en todos los apartados estadísticos ha progresado: 31,3 puntos 9,6 rebotes y 8,6 asistencias han sido sus promedios en los primeros playoffs de su vida. El contratiempo para los Mavs fue la baja de Porzingis, el mejor escudero de Doncic. Pero lo que de verdad queda de la serie es el tratamiento de superestrella que tuvieron los Clippers hacia Doncic. Su defensa al esloveno, su dureza desde el primer partido, los hachazos, los insultos, el “trash talking”... los Clippers usaron todas las armas posibles dentro y fuera del reglamento para frenar a un jugador único.

La prueba fue lo que sucedió antes de que concluyera el último cuarto del sexto partido. El marcador estaba igualado. Marcus Morris y Luka Doncic ya habían tenido algún intercambio de palabras en un ataque anterior y cuando restaba 1:07 para el final del primer periodo, el esloveno inició una penetración. Morris se vio superado y le soltó un primer mandoble con la mano izquierda. Apenas hizo blanco. El que soltó con la mano derecha fue más violento e impactó en el cuello de Doncic. El balcánico acabó por los suelos y se levantó de inmediato cabreadísimo para ir a por Morris. Marjanovic, con sus 2,24, consiguió frenarle y el incidente, con todo el banquillo de los Mavs en pie, no fue a mayores. Marcus Morris, que lleva en su camiseta la frase “Education Reform”, terminó expulsado.

Y es que la serie entre los Clippers y los Mavs se ha convertido en una reedición de lo que eran las eliminatorias entre los Bad Boys de los Pistons y los Bulls de Michael Jordan. Luka Doncic ha “ejercido” de Air recibiendo caricias de todo tipo, insultos (“puto niño blanco”)... Los Clippers lo han intentado todo para frenarle, pero en el descanso del sexto partido (57-51) la eliminatoria seguía igualada.

La salida del tercer cuarto de los Clippers empezó a romper el partido. Un parcial de 17-3 dejó una diferencia de 20 puntos (74-54) y ahí reapareció Doncic. En el último tramo encadenó un triple y dos jugadas de 2+1 para que la discusión continuara. Sus 16 puntos en el tercer cuarto evitaron que el partido acabara antes de tiempo y un nuevo triple dejó todo por decidir con el último periodo por delante. El partido se convirtió en un intercambio de golpes entre Kawhi Leonard y Doncic, pero ahí los Clippers llevaban las de ganar. Los Mavericks necesitaban algo más y eso tenía que venir de la defensa, pero su virtud no es precisamente ésa. La rendición de los Mavs llegó a dos minutos del final cuando el ex madridista enfiló el camino hacia el banquillo para despedirse de la temporada.

Raptors y Celtics abrieron la primera semifinal de la Conferencia Este y los vigentes campeones estuvieron desconocidos. Boston se impuso con autoridad (94-112) gracias a un primer cuarto horroroso en defensa de los canadienses. Marc Gasol y compañía encajaron 39 puntos y ya fueron todo el partido por detrás. Marc se quedó en 7 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias e Ibaka fue el mejor de Toronto con 15 puntos y 9 rebotes. La consistencia del quinteto titular de los Celtics (90 puntos) fue excesiva para unos Raptors que durante el último cuarto ya estaban pensando en el segundo partido.