Luis Suárez habría obtenido la ciudadanía italiana gracias a una estafa

Las preguntas del examen de italiano habrían sido pactadas, según una investigación de la Guardia di Finanza y de la Fiscalía de Perugia

Una investigación de la Policía Económico-Financiera de la Guardia di Finanza y de la Fiscalía de Perugia habría descubierto que Luis Suárez, delantero uruguayo del Barcelona, habría obtenido la ciudadanía italiana gracias a una estafa. Las irregularidades se habrían cometido en el examen de italiano que Suárez pasó el pasado 17 de septiembre, prueba que es imprescindible aprobar para obtener la ciudadanía.

Los policías están recopilando información de la Universidad para Extranjeros de Perugia, dentro de una investigación que se inició en febrero de 2020 por diversas irregularidades detectadas en ese centro educativo. Dicha investigación revela que las preguntas del examen que hizo Suárez habrían sido pactadas antes e incluso que la calificación que se puso a esa prueba que realizó Suárez ya habría sido asignada antes de que el uruguayo hiciera el examen.

De las actividades investigadas se desprende que los temas tratados en el examen fueron previamente pactados con el candidato y que la puntuación correspondiente se le atribuyó incluso antes de la realización del mismo. Durante las clases a distancia impartidas por profesores universitarios se encontró un conocimiento elemental de la lengua italiana”, recoge una nota de la Fiscalía de Perugia firmada por su fiscal jefe, Raffaele Cantone, antiguo fiscal anticorrupción.

La Fiscalía investiga la revelación de secreto profesional y falsedad ideológica cometida por funcionarios en documentos públicos. Entre los investigados estarían la rectora de la Universidad para Extranjeros de Perugia, Giuliana Grego Bolli, el director general de la Universidad, Simone Olivieri, el examinador, Lorenzo Rocca, la encargada de preparar al candidato y de organizar la sesión del examen, Stefania Spina, y Cinzia Camagna. De momento, Luis Suárez no está entre los investigados en este proceso.

Los cuatro primeros, de acuerdo entre ellos, revelaron el contenido de la prueba de examen oral del 17 de septiembre, al final del cual se expidió a favor de Luis Alberto Suárez Díaz el certificado de conocimiento italiano de nivel B1 del Marco Común Europeo de Referencia necesario para la obtención de la ciudadanía italiana”, se puede leer en el documento de la Fiscalía de Perugia.

Según las escuchas practicadas a los implicados es posible comprobar que en el amaño estaban involucrados Lorenzo Rocca y Stefania Spina. “De todos modos, entonces, hablando en serio de nuevo - le dice un interlocutor a la investigada Spina - tienes una gran responsabilidad porque si fallas se llevan a cabo atentados terroristas". Spina le responde: "¡Pero te parece que lo rechacemos! Hoy he llamado a Lorenzo Rocca, que le ha hecho la simulación del examen y prácticamente hemos acordado lo que hará en el examen. Hoy tengo la última clase y debo prepararle, porque no dice una palabra. Y pasar dos horas de lección con alguien así no es fácil, dice Spina.

El interlocutor no identificado le pregunta a Spina: “¿Qué nivel debería pasar este tío, el B1?”, en referencia a Luis Suárez. La respuesta de Spina es clara: “No debería, debe, pasará, porque con 10 millones de sueldo por temporada no se lo puedes arruinar porque no tenga el B1”. Algo que parecía complicado que lograra Suárez, ya que “es un A1” (nivel básico), “no conjuga verbos” y “habla en infinitivo”, según comenta Spina en la conversación recogida en las escuchas.

Aprobar el nivel B1 de italiano era un trámite indispensable que debía pasar Suárez para poder obtener la ciudadanía y facilitar así su llegada a la Juventus. Sin embargo, su fichaje por el equipo de Turín parece haberse truncado después de que la Juve haya contratado a Álvaro Morata.

La Universidad para Extranjeros de Perugia ha publicado un comunicado en el que sostiene “la veracidad y transparencia de los trámites seguidos para el examen del futbolista Luis Suárez”, en relación con la investigación realizada por la policía financiera. La Universidad “confía en que todo se aclarará al final de las investigaciones en curso”.