F1: Lo advirtió Alonso: El tremendo susto de Verstappen en el Gp de Turquía

El GP de Turquía está siendo un duelo contra las adversidades climáticas. Max Verstappen ha tenido un percance peligroso

Red Bull driver Max Verstappen of the Netherlands steers his car during the Turkish Formula One Grand Prix at the Istanbul Park circuit racetrack in Istanbul, Sunday, Nov. 15, 2020. (Clive Mason/Pool via AP)Clive MasonAP

El Gran Premio de Turquía como predijo Fernando Alonso está siendo un espectáculo de coches patinando bajo la lluvia, perdiendo en control y sin saber muy bien qué va a suceder. Es emocionante, extraño y puede que guste muy pocos a los expertos. Ha sido el holandés Max Verstappen (Red Bull) quien ha vivido el momento más trepidante y peligroso en una disputa con Checo Perez. Ha patinado, ha dado vueltas y se ha parado. Decía Fernando Alonso que era mejor quedarse en casa que correr en Turquía.

Max Verstappen decía antes que la lluvia le gustaba “No pudimos hacer funcionar los (neumáticos) intermedios y hacer que cogieran la temperatura adecuada del mismo modo que lo hicieron otros por algún motivo, al tiempo que con las de lluvia extrema nos sentimos muy a gusto y no tuvimos problema alguno”, comentó antes de los entrenamientos

"Como todos saben, yo siempre quiero lo mejor y siempre intento mejorar, así que no es el mejor sentimiento el de ahora mismo", comentó 'Mad Max', nueve veces victorioso en F1 y que por tres décimas perdió la posibilidad de firmar este sábado su tercera 'pole' desde que pilota en la categoría reina.

"Pero no podemos hacer nada, ahora, no lo podemos cambiar. Así son las carreras y no siempre puedes estar contento a no ser que puedas sacar lo máximo de todas las condiciones", manifestó Verstappen este sábado en el Istanbul Park.

“No se repartían puntos y tenemos buen ritmo, así que esperamos que mañana las cosas vayan mejor y que podamos demostrar todo de lo que somos capaces de hacer por aquí”, declaró Verstappen. Luego la carrera ha sido una auténtica locura, donde manejar el coche era casi imposible. Un show para los espectadores, un infierno para los expertos pilotos de la élite de la F1.