Real Madrid

El Barcelona acusa el efecto Dembélé

Puso por delante al Barça y el empate llegó por su lado cuando Koeman ya lo había cambiado

Busquets disputa un balón con Bardhi
Busquets disputa un balón con BardhiJuan Carlos CárdenasEFE

Ousmane Dembélé no había sido titular en los últimos partidos. Griezmann era el compañero de Messi y Koeman no quiso cambiar eso, pero encontró un hueco al extremo francés en la alineación. Un lugar extraño para él. Tuvo que ocupar toda la banda derecha, como carrilero. Igual que hizo Zidane con Vinicius ante el Chelsea, pero con mejor suerte.

Dembélé tenía las espaldas cubiertas por los tres centrales y podía dedicarse a lo que mejor sabe hacer, atacar. Incansable el francés, no paró de correr por su costado, hacia arriba y hacia abajo. Y encontró el premio cuando peor lo tenía el Barcelona, con un disparo duro que buscó el ángulo de la portería de Aitor.

Sus carreras servían para equilibrar el ataque del Barcelona, que siempre suele mirar más hacia el costado izquierdo, el primer lugar al que apunta Messi para ver las llegadas de su amigo Jordi Alba.

Koeman lo retiró antes de tiempo. Quedaban diez minutos y el Barcelona ganaba 2-3 con su gol. Y el tanto del empate llegó justo por su costado, por donde se encontraba Dest, que no pudo defender a Toño y acabó resbalándose y permitiendo el centro del lateral del Levante con facilidad.

El empate facilita la vida del Atlético, que puede dejar al Barcelona a cuatro puntos con seis por jugar si gana a la Real Sociedad. El Atlético puede permitirse fallar porque sus rivales no son capaces de aprovechar sus errores.

No lo hizo el Real Madrid el domingo contra el Sevilla. Y el Barcelona tampoco supo meterle presión. «Depende del resultado», respondía Koeman en la conferencia de prensa previa al partido cuando le recordaron que Cruyff prefería jugar antes en las jornadas decisivas para meter presión a los rivales. Sabía el entrenador azulgrana que iba a ser difícil. La Liga el jueves puede ser imposible si el Atlético y el Real Madrid no fallan.

“Me quedo con malas sensaciones. Queríamos meter presión, ponernos líderes, pero no ha podido ser. Nos hacen goles con mucha facilidad, ellos nos han creado dificultades y el punto nos sabe a poco porque queda sentenciada la Liga en contra nuestra”, reconoce Busquets.

“Opciones tenemos pocas. Dependerá de lo que hagan los rivales, pero opciones pocas. Poca explicación hay. Hubo un tramo [de la temporada] que estábamos muy bien, con esa chispita que no se está viendo en estos partidos. Nos hemos dejado muchos puntos para luchar por la Liga”, asume el centrocampista azulgrana. “Matemáticamente no está perdida, pero creo que tampoco ha sido por este partido”, añade.