El desgarrador caso de la deportista paraolímpica violada por compañeros: “Me sometieron en la silla de ruedas”

Los hechos tuvieron lugar en 2021 pero hasta ahora no ha sido denunciado por su madre que aún espera represalias

Los abusos sexuales son una lacra en el deporte
Los abusos sexuales son una lacra en el deporte FOTO: Dreamstime

La triste confesión de Simone Biles asegurando que “debería haber dejado la gimnasia mucho antes” de los Juegos Olímpicos de Tokio, donde tuvo que renunciar a varias competiciones por su salud mental estremeció al mundo del Deporte, ya bastante consternado por la comparecencia de la gimnasta ante una comisión del Senado de Estados Unidos sobre los abusos que sufrió por parte del del médico Larry Nassar, quien cumple una sentencia de cadena perpetua después de haber sido condenado en 2017 y 2018 por agresiones sexuales a más de 250 gimnastas. Los aterradores relatos de este mediático caso volvieron a reabrir el debate de la prevención de los abusos y las vejaciones en el deporte, una lacra que han sufrido numerosos atletas, que vieron como de repente sus sueños se convertían en pesadilla.

A principios de este mes, otro demoledor informe constataba los abusos verbales y sexuales en el fútbol femenino estadounidense. La investigación revela tocamientos sexuales no deseados, vejaciones, vídeos porno y hasta que dos jugadoras fueron obligadas a mantener relaciones entre ellas.

Desde entonces muchos casos de violaciones y vejaciones en el deporte ha salido a la luz. El último en Colombia.

El terrible caso de “Catalina”

‘Catalina” -nombre ficticio’, quien pidió proteger su identidad por seguridad, es una mujer deportista de 23 años con discapacidad física y cognitiva y, actualmente, es representante de Bogotá en la liga paralímpica del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD). En septiembre del año pasado fue a una concentración deportiva en otra ciudad y allí habría sido, según la denuncia de su madre abusada sexualmente por uno de sus compañeros. Lo hechos sucedieron en 2021 pero la atleta había guardado silencio por las amenazas del agresor.

Ahora, su madre, ha denunciado a los medios de comunicación, que su hija habría sido abusada sexualmente en septiembre del año pasado, por uno de sus compañeros, durante una competición en otra ciudad, a la que viajó a representar a Bogotá.

Según la denunciante, la actitud de la deportista cambió drásticamente cuando regresó a Bogotá, después de competir hasta que al final le contó lo ocurrido: “Me dijo que estuvo en la habitación de X, empieza a llorar. Su rostro se transforma y empieza a temblar. Me dijo que ese deportista la llamó por la noche y le dijo que iban a hacer una integración del equipo y ella dijo que no, pero él insistió. Ella accedió a ir y había cuatro compañeros, todos hombres”.

Agregó, según el desgarrador testimonio que publicó El Espectador, que su hija preguntó por los demás deportistas, pero que los compañeros no respondieron y comenzaron a someterla, a tocarla en su silla de ruedas y a darle alcohol. Luego fue llevada por uno de los sujetos a un baño, donde la arrojó al suelo, le quitó el pañal y la violó.

“Ella - continúa su madre- se queda ahí, intenta defenderse, pero él le tapa la boca. Después la saca del baño y la amenaza, que no diga nada. Él le dijo que si contaba, perdía a su familia y que el entrenador la podía sacar a ella del equipo”, relató la madre.

Hasta la fecha, señaló la mujer, el IDRD no ha dado respuesta, “No han tomado en en cuenta la gravedad de la violación y solo nos responden con evasivas”. La joven espera que se tomen medidas drásticas ya que incluso asegura que existen exámenes ginecológicos, que dan cuenta de lesiones en las partes íntimas de la deportista. El deportista tan solo fue suspendido tres meses por llevar alcohol a la concentración.