Deportes

Neymar sigue en guerra y en el PSG no descartan abrirle la puerta

El brasileño se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para el PSG. Su bajo estado de forma, su rendimiento en los partidos y la sospechas de sus fiestas hartan al club

Neymar celebra la remontada ante el Lille
Neymar celebra la remontada ante el Lille FOTO: YOAN VALAT EFE

No son semanas fáciles para Neymar y la agónica remontada ante el Lille (2-1) tampoco ha ayudado mucho. Di María fue el único que brilló en un encuentro donde el rendimiento del brasileño y de Leo Messi volvieron a estar en el punto de mira.

Los tres puntos y la remontada suponen una gran inyección de moral para los parisinos antes de entrar en semana de Champions, lo que llevó a Neymar a volver a disparar contra los que le critican. “Las críticas son normales. Hace 15 años que juego al fútbol profesional y me da igual. El crítico más importante soy yo. Yo tengo que saber lo que hago en el campo para mi equipo. Los que están fuera no saben lo que pasa dentro, no saben lo que hacemos. Pero no pasa nada, yo sigo igual, soy el mismo de siempre”.

¿Fiestas? ¿Algún problema?

Pero en el club no están contentos, en especial por la sospechas de que el brasileño no lleva la vida que debería. De hecho, el jugador ha tenido que salir a zanjar las criticas de aquellos que le tachan de fiestero y exigir que se le juzgue únicamente por su desempeño dentro del campo.

“Hablo de respeto porque la gente dice: ‘Ah, Neymar no se cuida, Neymar es esto, Neymar es aquello’. ¿Cómo uno va a estar 12 años en la cima sin cuidarse? Nadie consigue eso”, asevera el atacante en una entrevista al canal de ‘YouTube’ Fui Clear.

“Sé cuidarme, tengo un fisioterapeuta y un preparador físico prácticamente 24 horas conmigo, ¿para qué? ¿para nada?”, preguntó irónicamente. La estrella de la Canarinha se quejó de que cada vez que le ven en una fiesta y conoce a alguien “muy famoso” digan de él que es “un fiestero” y que no puede salir por su condición de futbolista de elite, algo que rechazó de plano.

“Salgo cuando puedo. Salgo cuando es posible, cuando sé que no voy a entrenar al día siguiente. No voy a dejar de hacer nada. (...) ¿Cuál es el problema?”, se preguntó.

Sin embargo, a pesar de que el brasileño trata de restar importancia a su fama de fiestero, en el PSG comienzan a cansarse. Hay un malestar creciente en las altas esferas del club parisino por las suspicacias de que Neymar no está llevando una vida privada demasiado ejemplar. El brasileño llegó tarde a la pretemporada de los parisinos debido a la Copa América y, hasta la fecha, no ha tenido una gran actuación en lo que llevamos de curso. Regresó de sus vacaciones fuera de forma y más rebelde de lo habitual, lo que unido a los constantes rumores sobre sus salidas nocturnas han encendido todas las alarmas. La preocupación es tal que, según informan desde Francia el propio Mauricio Pochettino a hacer indagaciones sobre estos rumores en el vestuario.

Desde el inicio de la temporada, Neymar se ha convertido el más criticado de tridente ofensivo de los parisinos y los detractores de brasileño siguen en aumento. Tras la derrota ante el Rennes, el exjugador del equipo galo Edouard Cissé hablaba sin tapujos sobre la situación que vive el club desde la llegada de su ‘10′ y cargaba con dureza contra el brasileño. “En París le dieron las llaves y le dejaron hacer lo que quisiera. En un momento se perdió. Es un gran jugador, nada que decir, pero se ha convertido en un mocoso mimado y obliga a todo”, apuntó sin tapujos el exfutbolista.

El PSG se harta

En el club, las críticas tampoco arrecian. Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, ha abierto la puerta para que se negocie la marcha de Neymar Jr si llegara una buena oferta por él. Desde el club francés ven que el brasileño está en caída libre y ya no demuestra las cualidades de otras temporadas.

Tampoco su actitud ayuda. Los encontronazos con Mbappé y la fea reacción del delantero con Ander Herrera en un entrenamiento en el que le propinó una fea patada por haberle hecho un caño no gustó nada en el vestuario, donde ya lo tachan de “broncas” ni tampoco a los dueños del club.

Incluso, tal como informa el portal italiano especializado en fichajes CalcioMercato, el PSG está atento al futuro de Mohamed Salah. La idea de Al-Khelaïfi es que el extremo egipcio del Liverpool de Jürgen Klopp, de 29 años, que está haciendo un inicio de temporada espectacular, sea el gran refuerzo de cara al próximo verano. Y para ello, quieren mostrar a Neymar la puerta de salida.