MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
09:18
Actualizado
  • 1

Joan Cañellas: «Alguna vez tendrá que ser la nuestra contra Francia»

La selección de balonmano se juega el pase a la final del Europeo (18:00, Tdp) contra el rival más poderoso, habitual verdugo de los Hispanos.

  • Joan Cañellas: «Alguna vez tendrá que ser la nuestra contra Francia»
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de enero de 2018. 00:32h

Comentada
Francisco Martínez Madrid. 26/1/2018

Joan Cañellas (Santa María de Palautordera, 31 años) habla tan calmado como juega. Admite que después de partidos como el de Alemania le cuesta dormir, pero el objetivo está cumplido: por cuarto Europeo seguido, los Hispanos lucharán por todo. El rival en semifinales es el peor posible: Francia. Al equipo se unirá el portero Sterbik por si Pérez de Vargas, lesionado, no se recupera.

–¿Duerme bien antes de un partido como el de Francia?

–Se durmió peor el día antes de Alemania porque nos jugábamos estar en las semifinales, que al final es un objetivo que, aunque sea muy difícil, casi se nos exige porque en los últimos años lo venimos haciendo. El día de Alemania sí fue bastante tenso, ahora creo queda algo bonito. Queda disfrutar. Queda soñar.

–¿Por qué España se pareció a sí misma ante Alemania, no como contra Eslovenia?

–Estamos teniendo un torneo un tanto irregular. Es cierto que ganando o perdiendo con Eslovenia llegar a las semifinales pasaba por derrotar a Alemania; aunque perdimos, la actitud nada más acabar el partido de Eslovenia, la charla posterior, dabaN a entender que el grupo estaba ya preparado. Pasamos página rápido.

–¿Cómo se gestiona un torneo con tantos altibajos?

–No es fácil, pero los demás equipos también han sido irregulares. La igualdad que ha habido en este torneo no sé si la ha habido en otros y eso hace que te puedas, entre comillas, permitir el lujo de tener un día malo, e incluso dos. Lo hemos gestionado bastante bien; al límite, pero estos torneos son así.

–La convivencia, la sensación de familia, sigue siendo la misma...

–Sin eso no hubiésemos llegado donde estamos. Este grupo creo que en los momentos más difíciles saca lo mejor. Llevamos así muchos años. Es lo que se llama tener oficio. Seguramente tenemos muchos defectos y los rivales nos superan en muchas cosas, pero al final tenemos un algo que hace que, hasta ahora, haya ido bien.

–¿Cómo se está encontrando personalmente?

–Me está costando un poquitín entrar en el sistema de juego que tenemos, pero a nivel físico no tengo problemas. Las rotaciones han hecho que tanto yo como mis compañeros lleguemos bien.

–Con Alemania había cuentas pendientes. Con Francia, más.

–Contra Francia hemos jugado muchos partidos decisivos. Sabemos su potencial, es el único invicto, pero alguna vez tendrá que ser la nuestra, esperemos que ésta. Hay que dejarse la piel.

–¿Cómo se les puede ganar?

–Es difícil porque físicamente tienen muchos jugadores superdotados; tiene también el punto de equipo ganador, aunque realmente de los que iniciaron esta saga que viene conquistando todo sólo quedan Karabatic, Sorhaindo y Guigou, pero los que vienen detrás siguen sumando. Es un equipo con grandes individualidades, con una defensa muy dura y en el que el temido relevo de Omeyer también lo han pasado. Sus porteros les están parando.

–¿Sigue siendo tan bueno Nikola Karabatic?

–Sigue siendo tan competitivo como siempre. Igual no tiene el mismo peso de otros años, pero un partido te lo puede ganar.

–¿Cuál es el mejor y el peor recuerdo contra Francia?

–El peor creo que fueron las semifinales de Dinamarca, hace un par de Europeos, porque estuvimos cerca, y los Juegos de Londres. Recuerdos positivos, pues no hay muchos: en el Europeo de Serbia, de las pocas veces que los hemos ganado, en la fase de grupos. Esperemos que el mayor recuerdo sea a partir de mañana.

–La clave será la defensa. ¿Es divertido defender?

–Sabemos que de la misma manera que cuando atacamos y nos paran, te agobias, cuando la defensa funciona es gratificante. Vivimos de nuestra defensa, nos permite tener contraataques, nos da un plus, aire.

–¿Cuánto mérito tiene España, tantos años ahí después de la crisis, etc...?

–Muchísimo. No sé lo que pasará en los próximos cinco o seis años con la Selección, porque seguir a este ritmo es muy difícil y los años pasan, y en dos o tres cambiará más de medio equipo, pero lo que ha conseguido esta generación es increíble, difícilmente repetible. Todos hablan de Francia, y con mérito, pero Dinamarca y nosotros siempre estamos detrás.

Últimas noticias