MENÚ
domingo 23 junio 2019
22:07
Actualizado

Las opciones de Nadal ante Djokovic en la final de Roma

El español mostró su mejor versión en las semifinales ante Tsitsipas y el gran desafío ahora es vencer al número uno (16:00, Movistar), el hombre que más veces le ha superado sobre tierra batida

  • Nadal celebra su triunfo en semifinales ante Tsitsipas (6-3 y 6-4)
    Nadal celebra su triunfo en semifinales ante Tsitsipas (6-3 y 6-4) /

    Andrew Medichini / AP

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de mayo de 2019. 20:51h

Comentada
Francisco Martínez.  Madrid. 18/5/2019

Nadal-Djokovic, capítulo 54 (25 victorias para el español, 28 para el serbio en los anteriores). Nadal-Djokovic, episodio 23 en tierra batida (15 triunfos de Rafa, 7 de Nole). El número dos del mundo contra el uno. El gran desafío del zurdo de Manacor que ante Tsitsipas en las semifinales de Roma (6-3 y 6-4) mostró claros síntomas de mejoría, con un juego más agresivo y más capacidad para defender. Después de tres derrotas consecutivas en semifinales (Montecarlo, Barcelona y Madrid), el balear disputará su primera final del curso en tierra batida (16:00, Movistar). Éstas son las claves del partido más repetido en la historia del tenis.

Los golpes de derecha de ambos

Las posibilidades de Nadal se multiplican por mucho si consigue que su derecha funcione, aunque para ello en realidad todo el juego debe actuar como un reloj: si saca bien, podrá mandar con su derecha; si le corre el revés, podrá aguantar los ataques del rival y pasar él a dominar poco a poco... con su derecha. Ante Tsitsipas Rafa tuvo mejores posiciones de ataque y apretó más con su golpe preferido, «atravesando» la pelota, tirando más recto en lugar de tan hacia arriba. Sin dudar. En el primer juego ante el griego, Rafa cerró tres puntos con un remate, lo que significa que pudo mandar con su derecha y subir a la red. Por el lado de la derecha de Djokovic es por donde Nadal puede tener más espacio para hacer daño. No es que sea el punto débil del serbio, es que es menos bueno ahí y comete algún error más. El número uno tiene un revés fantástico e ideal para hacer frente a la derecha de Nadal en el juego cruzado. Que al español le funcione bien el paralelo para cambiar las direcciones será fundamental.

La defensa

En Roma todo va un poquito más lento que, por ejemplo, en Madrid por estar a nivel del mar. Ese pequeño espacio de tiempo permite a Rafa llegar un poco mejor a las bolas y defender mejor. Por eso a Tsitsipas logró superarlo más cuando subía a la red de lo que lo hizo en la capital de España. En el Masters 1.000 italiano, lo mismo que en París, en Roland Garros, Rafa es más difícil de desbordar.

¿Cómo llega Djokovic?

Nole está en un gran momento y cuando eso le pasa da más sensación de ser invencible que ningún otro tenista del circuito. Pero tanto Del Potro en cuartos como Schwartzman en semifinales hicieron pasar al serbio un mal rato, lo que tiene dos lecturas: por un lado, que se le puede «meter mano», pero por el otro, que está en un estado emocional perfecto, porque no se vino abajo y respondió con aplomo a las adversidades, subiendo el nivel incluso. Rafa debe aprovechar las oportunidades que tenga. El número uno le arrasó en la final del Abierto de Australia el pasado enero y últimamente le ha podido siempre en pista dura, pero esto es tierra batida y las fuerzas están más igualadas. Djokovic ha vencido a Rafa siete veces en arcilla, más que nadie. Tres de ellas han sido en Roma. Si el español es capaz de vencer acabará con todas las dudas que arrastra en los últimos meses y llegará a Roland Garros, donde busca su duodécimo título, con la moral por las nubes.

Últimas noticias