Nadal, como un niño con Río

El abanderado español, que acaba de sufrir una lesión, estará recuperado para disputar sus segundos Juegos. «No sé a qué nivel, pero para mí lo importante es ir y disfrutar», dice.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, flanqueado por Alejandro Blanco y Francisco de Bergia,  con Lorenzo, Nadal, Gómez Noya y las olímpicas Marina Alabau, Támara Echegoyen y Berta Betanzos, entre otros
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, flanqueado por Alejandro Blanco y Francisco de Bergia, con Lorenzo, Nadal, Gómez Noya y las olímpicas Marina Alabau, Támara Echegoyen y Berta Betanzos, entre otros

La gala del segundo aniversario de las Becas Podium no acabó cuando acabó. Rafa Nadal es el padrino del proyecto patrocinado por Telefónica y el Comité Olímpico Español para ayudar económicamente a jóvenes deportistas a que puedan llegar a los Juegos. Veintiuno de sus integrantes lograron el objetivo de estar en Río, pero muchos otros seguirán probando para Tokio, pues el programa se ha ampliado; y todos los que acudieron ayer al acto querían una foto con el tenista español. Esperaron haciendo cola para lograr el instante. En condiciones normales, Rafa no hubiera podido estar presente porque el lunes empezó Wimbledon, el tercer «Grand Slam» del año, uno de los torneos preferidos del español, donde ha triunfado en dos ocasiones. Una lesión en la muñeca se interpuso en su camino y puso en duda incluso su presencia en Río, pero eso no va a ocurrir. Nadal, que ha estado un mes con una férula, habla convencido de que estará por segunda vez en unos Juegos Olímpicos. «He tenido una lesión inoportuna porque estaba en un buen momento y eso me hace no saber a qué nivel voy a llegar a Río, pero para mí lo más importante es ir y disfrutar», explicó el ex número uno del mundo, una inspiración para muchos de los jóvenes que estaban a su alrededor. El marchador Diego Plaza, que se quedó sin ir a los Juegos por muy poco, es uno de ellos. «Habían pasado dos días desde que me quedé fuera de Río y viendo el “Informe Robinson” de Rafa Nadal me di cuenta de que los campeones no son los que ganan, son los que, tras caer al suelo, vuelven a recuperar el nivel de antes o incluso más. Me entraron más ganas todavía de prepararme con más fuerza para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020», aseguró Plaza.

Nadal está con la ilusión de un niño por ir a los Juegos. No es un torneo más, hay pocas posibilidades de ganarlo porque se celebra cada cuatro años. «Y en cuatro años no sabes lo que puede pasar», afirma. No duda en señalar las dos semanas de los Juegos de Pekín 2008, cita en la que ganó el oro, como las mejores de su carrera deportiva. También indica que el golpe más duro fue perderse los de Londres 2012. En ellos iba a ser el abanderado, pero también tendrá una segunda oportunidad para ello, pues será quien comande el desfile de España en Río. El torneo olímpico de tenis comienza justo al día siguiente, pero el insular espera que la organización no le haga la faena de hacerle debutar tan pronto. Rafa está decidido a aprovechar todo lo que pueda la cita brasileña, de ahí que también disputará el dobles y el dobles mixto, formando una pareja explosiva con Garbiñe Muguruza. Dos campeones de Roland Garros mano a mano. «Será una experiencia nueva», admite.

Junto al tenista, otros deportistas aspirantes a todo en Río, como el triatleta Gómez Noya o las regatistas Támara Echegoyen, Berta Betanzos y Marina Alabau, acudieron al acto, además de Jorge Lorenzo o mitos del deporte nacional como David Cal o Theresa Zabell.