MENÚ
domingo 26 mayo 2019
08:24
Actualizado

Tsitsipas puede con la resistencia de Nadal, que cae de nuevo en semifinales

El español sigue sin poder disputar una final en tierra este curso. El griego vención 6-4, 2-6 y 6-3 y luchará por el título en Madrid contra Djokovic

  • Nadal se lamenta en un momento del partido contra Tsitsipas
    Nadal se lamenta en un momento del partido contra Tsitsipas /

    SUSANA VERA / REUTERS

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

16 de mayo de 2019. 09:47h

Comentada
Francisco Martínez.  Madrid. 11/5/2019

Nadal es un tenista de extremos, ante la mirada de los demás. Cuando gana es un súper hombre, una bestia. Y cuando pierde, ¿qué le pasa a Nadal? Pero no necesariamente tiene que pasarle algo, por mucho que en tierra batida no son muchas las derrotas que acumula en su carrera. Los rivales también juegan y Tsitsipas lo hizo muy bien en las semifinales de Madrid, para imponerse por 6-4, 2-6 y 6-3. Y más en cuenta se tiene que tener que perder es una opción ahora, tras el largo proceso de interrupciones que el balear lleva por culpa de los problemas físicos. Llegó la tierra, su hábitat, y las semifinales han sido su límite tanto en Montecarlo como en Barcelona como en Madrid, "su" ciudad por lo que lo idolatra la gente, pero el torneo que más se le atraviesa por aquello de la altitud y de que todo va un poco más rápido. Rafa volvió a quedarse en la penúltima ronda ante un oponente fantástico que lo superó por primera vez a la cuarta y que se apunta a la lista de grandes rivales para quitarle la corona en Roland Garros, en París. Otro será, claro, el otro finalista, Novak Djokovic, de quien se ha visto la mejor versión en Madrid.

El partido contra Tsitsipas empezó sin tregua y un primer set que el griego ganó por 6-4 no pudo ser más disputado: duró casi una hora, 57 minutos. La batalla táctica estaba servida: intentar buscar el revés del rival. Pero ni el tiro a dos manos de Rafa se doblaba contra los golpes de su oponente ni el mandoble a una del griego sucumbía ante las derechas con efecto de Nadal. La batalla por tanto fue de fondistas, con duros intercambios y con Tsitsipas buscando la red cada vez que podía, incluso a veces después del primer saque para sorprender. Tiene mano el heleno, y tiene piernas y brazo Nadal. Y cabeza, para volver de la primera ruptura que sufrió y seguir mostrando pelea, y para afrontar el segundo parcial con decisión tras ceder por 6-4 el primero. Nadie ganaba sus saques de forma cómoda, eran un suplicio para ambos.

A más velocidad fue la segunda manga. Fue más un pim, pam, pum, con el español en una versión un poco más agresiva, más decidido a ir a por el encuentro y algo más descontrolado Tsitsipas en los golpes de ataque. Rascando un par de errores de aquí y una volea por allá, con algo más de presencia en la red para acabar los puntos, Rafa logró el "break" y con el 4-2 no volvió a perder más juegos.

¿Aguantaría la presión Tsitsipas? Sin duda. Tienes mucho tenis en sus brazos y muchos triunfos de peso, aunque cuenta sólo con 20 años. Ni el 15-40 que vio en el marcador en su primer juego de saque del tercer set le intimidó. Lo levantó, lo mismo que hizo Nadal poco después con 1-1, con pelotas complicadísimas que se tenía que sacar de los pies ante la profundidad de los golpes de su oponente. No estaba para bromas el español. La cara de concentración era tremenda. Tampoco el griego, sin pánico donde tantos otros hincan la rodilla. Son decenas o incluso centenas los partidos que Rafa se ha llevado estando donde estaba en esta semifinal. Pero quiso cambiar lo que parecía un destino seguro Tsitsipas y siguió a lo suyo: a apretar, a jugar largo, a irse a la red... Pero ni con 5-2 y dos breaks las tuvo todas consigo. El primer intento con saque lo cedió. Pero al resto, a la tercera... Más emoción, imposible. Lo más difícil lo salvó Rafa: tres pelotas de partido, a cada cual más complicada, con un bote pronto en la red o con una dejada que el griego respondió y la pelota bailó en la red para quedarse. La cuarta opción la cedió Nadal fallando una volea increíble. Y ya no perdonó más Tsitsipas, que puede presumir de haber superado a Djokovic, a Federer y a Nadal.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs