Actualidad

Nubarrones tras los 19 millones de empleos

Trabajo advierte de una caída «brusca» de la afiliación a la Seguridad Social tras cerrar 2018 con el segundo mejor registro de la historia. El paro registrado desciende a su menor ritmo en cinco años y se coloca en 3.202.297 personas.

Oficina de Empleo. Foto: Alberto R. Roldán
Oficina de Empleo. Foto: Alberto R. Roldán

Trabajo advierte de una caída «brusca» de la afiliación a la Seguridad Social tras cerrar 2018 con el segundo mejor registro de la historia. El paro registrado desciende a su menor ritmo en cinco años y se coloca en 3.202.297 personas.

Como suele ocurrir en los periodos de bonanza económica, el mercado laboral se comportó de forma positiva en el mes de diciembre. La campaña navideña impulsó la contratación y posibilitó que el paro registrado cayese por sexto año consecutivo. La afiliación a la Seguridad Social aumentó en 563.965 trabajadores en términos interanuales, hasta alcanzar los 19.034.165, cota que no se lograba desde 2007, cuando se registró la cifra récord de 19,37 millones de ocupados, según la estadística de paro registrado y afiliación publicada ayer por el Ministerio de Trabajo. Las administraciones públicas han sido responsables en buena medida de la mejora de la afiliación. El empleo en este sector creció con mucha fuerza, 7.800 personas –frente a las apenas 153 del año anterior–, lo que representa el 10% de los 78.541 afiliados que ganó en total el sistema respecto a noviembre. Comercio, reparación de vehículos de motor y motocicletas fue el sector que más empleo creo, con 26.962 puestos de trabajo.

Aunque la mejora del empleo fue superior a la prevista por los expertos, la cota de los 19 millones será pasajera. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, advirtió de que en enero habrá una «brusca» caída de la afiliación. El fin de la campaña navideña suele llevar aparejada la extinción de una gran cantidad de contratos temporales formalizados meses atrás para reforzar las plantillas en sectores como el comercio o la hostelería.

Sobresaltos

No obstante, Granado se mostró optimista a medio plazo. «No quiero indicar que a partir de ahora estaremos en un terreno feliz. Vamos a tener sobresaltos, pero me gustaría transmitir la idea de que a la hora de valorar la situación económica española, no caigamos en la tendencia de pensar que estamos abriendo constantemente la puerta del apocalipsis», dijo.

Como la afiliación, el paro registrado se comportó de forma positiva. El número de desempleados apuntados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SEPE) se redujo en 210.484 personas en tasa interanual. Se trata, no obstante, del peor dato desde 2013, cuando lo hizo en 147.385. Con esta reducción, el paro registrado se situó en 3.202.297 personas, de las cuales, un tercio son de larga duración –llevan más de un año sin trabajo–. En relación con el mes anterior, el paro bajó en 50.570 personas, el peor registro desde 2011, cuando se incrementó en 1.897 personas.

El desempleo retrocedió en todos los sectores el año pasado. En el sector servicios lo hizo en 113.456 personas; en construcción, en 36.621; en industria, en 22.433; en el colectivo sin empleo anterior, en 21.634; y en agricultura, en 16.340. También lo hizo en todas las comunidades autónomas, con Andalucía (-36.597 parados menos) a la cabeza. Detrás se situaron Madrid (30.668), Cataluña (25.111), y la Comunidad Valenciana (21.574).

Contratos parciales

Con los datos de ocupación y paro registrado en la mano, y pese a los sobresaltos que él mismo prevé, Octavio Granado afirmó que «el mercado laboral español hasta ahora no refleja ninguno de los indicadores que los textos clásicos asocian a la idea de desaceleración», pues hay más trabajadores empleados, que trabajan más horas, contratos más duraderos y mejores salarios. En lo que a los contratos se refiere, es cierto que la contratación indefinida en diciembre se incrementó un 10,46% con respecto al mismo mes del año anterior. Sin embargo, también lo es que el número de acuerdos laborales de este tipo celebrados apenas representan el 8,47% del total. Y también, que casi la mitad de ellos, 56.255, lo fueron a tiempo parcial.