Minsait facilita a las empresas ser organizaciones orientadas al dato

Presenta el «Informe de Madurez Digital 2019», que revela que sólo la mitad de las compañías dan la importancia necesaria al modelo analítico

El Informe Minsait sobre Madurez Digital, recientemente presentado, es una radiografía del estado de la evolución de las empresas españolas hacia el objetivo de ser organizaciones orientadas al dato. Y revela que están lejos de ese modelo: sólo alrededor de la mitad conceden al dato la importancia que merece en sus estrategias, lo que merma su evolución.

A esto le sumamos que pocas empresas están prestando atención a sus capacidades para gestionar el ciclo de vida del dato. Esto es la pieza clave para transformar una materia prima, que ha de ser de calidad, en impacto en el negocio. Como resultado, el valor extraído del dato para el negocio es moderado.

El informe de madurez digital 2019 muestra que hay cierto desconocimiento y falta de orientación, lo que impide contar con modelos de negocio diferenciales basados en la analítica y el dato. La mayoría de las empresas se esfuerzan en las áreas más internas, como la protección del dato o la optimización de operaciones, pero tienden a desaprovechar el potencial del conocimiento del cliente.

En concreto, el 54% de las empresas españolas no tiene programas para evolucionar hacia una organización orientada al dato. Y el valor extraído del dato para el negocio de las empresas españolas es moderado. Únicamente, el 19% tiene un enfoque basado en aplicar la analítica más allá de la excelencia operativa. Y sólo el 17% de las empresas españolas ha implantado políticas de control, mantenimiento y mejora continua de los algoritmos; un 17% de empresas reconoce contar con suficientes perfiles especialistas del dato y la analítica, y un 11% trabaja con herramientas para optimizar el gobierno del dato.

Sólo dos sectores, Telecomunicaciones y Banca, destacan en su grado de avance. Aunque sus modelos de negocio aún distan del de una organización orientada al dato pura, las empresas de estos sectores han acometido grandes inversiones en nuevas tecnologías y buscan plantear nuevas respuestas a sus retos de negocio, incluso con propuestas de valor disruptivas fuera su ámbito tradicional de actuación. Sin embargo, les queda camino que recorrer y, por ejemplo, es sorprendente que no se encuentren en la excelencia en cuanto a la protección contra riesgos digitales, palanca clave de una estrategia del dato «client centric».

El Informe, además, da todas las pistas acerca de los pasos que deben dar las empresas para obtener todos los beneficios derivados de ser organizaciones orientadas al dato. Y muestra que los equipos de Minsait cuentan con el conocimiento, los métodos y los expertos en tecnologías avanzadas capaces de ayudar a las empresas españolas en su transformación hacia organizaciones orientadas al dato y facilitar que materialicen el potencial de los datos en impactos positivos.

«Si tenemos en cuenta que el progreso de la economía española pasa por crear empresas competitivas a nivel global, y que el dato tiene y tendrá un papel cada vez más relevante en este objetivo, la criticidad de este activo para las empresas españolas se vuelve indiscutible. Si queremos que nuestra economía crezca a partir de la innovación y la disrupción, es crucial dar el paso definitivo hacia nuevos modelos de organización: el modelo de una organización orientada al dato (Data Driven Organization)», señala Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

Cristina Ruiz, consejera directora general de Tecnologías de la Información de Indra, señala en el citado informe que «hemos completado un enorme esfuerzo por ayudar a las empresas españolas en su necesario camino de transformación hacia organizaciones orientadas al dato, aportando los mejores equipos humanos, métodos y tecnologías avanzadas para acompañarlas en ese necesario tránsito. Desde nuestra experiencia como socio tecnológico, podemos certificar el impacto visible en los resultados de aquellas organizaciones que han apostado claramente por el dato como epicentro de su estrategia».

Cristina Ruiz asegura que los equipos de Dato y Analítica de Minsait ayudan mediante el citado informe a las empresas españolas a conocer en qué punto de esta evolución se encuentran. Estos equipos «cuentan con el conocimiento y los expertos en tecnologías avanzadas capaces de materializar el potencial de los datos en acciones prácticas, ofreciendo un asesoramiento personalizado para hacer frente a los retos competitivos que plantea un escenario en constante transformación. De este modo, las empresas españolas tomarán el tren de la nueva competitividad a máxima velocidad».

Recompensa por la iniciativas

El informe de Minsait muestra que algunos ejemplos que sustentan el éxito de las organizaciones orientadas al dato, que han configurado su modelo empresarial en torno al potencial que tiene la explotación y enriquecimiento de los datos son ingresos incrementales por desarrollo de nuevos productos/servicios, incremento del margen unitario a través de modelos de «pricing» dinámico, reducción del «churn», o reducción en el tiempo de inactividad en los procesos de producción. Minsait muestra que las compañías españolas que están invirtiendo con convicción en avanzar en todas las dimensiones de una organización orientada al dato están viéndose recompensadas por sus iniciativas. Así, logran extraer valor de los datos y rentabilizar las inversiones realizadas: a corto plazo mediante la optimización directa comercial u operativa, o a largo plazo, mediante el conocimiento del cliente; construyen un capital basado en los datos, o que genera ventaja competitiva a largo plazo con un enfoque que fomenta una propuesta de valor basada en experiencias; aumentan su velocidad en la toma de decisiones, siendo los primeros en reaccionar a un entorno cambiante, ajustándose así mejor a las necesidades de los clientes; y generan sinergias alrededor del dato, lo que reduce el tiempo necesario para el desarrollo de nuevos proyectos, dota de visión global a muchas iniciativas antes departamentales y genera entornos colaborativos que fomentan la innovación.