El cerco al diésel provoca una sangría de despidos

Los ERE se disparan un 56% hasta octubre con una de cada tres salidas en el sector del automóvil

El cerco a los motores diésel y la incertidumbre en el sector automovilístico español y europeo está provocando una sangría de despidos en lo que va de año. Los datos oficiales son tozudos: uno de cada tres trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) en los diez primeros meses del año están vinculados al motor. Así se desprende de los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo, que reflejan que los ERE se han disparado nada menos que un 56,4%, con 71.079 trabajadores afectados. Sólo en el sector industrial hubo 42.454 afectados por medidas de regulación de empleo en los diez primeros meses del año (78,2% más), de los que 34.882 fueron suspensiones de contratos (87,4% más). Destaca en la estadística los 24.530 afectados por suspensiones de contrato en la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques en los diez primeros meses del año, tras sumar 8.153 personas sólo en octubre. También aumentaron los despidos colectivos en el sector industrial (un 52,2 %), hasta los 6.664 afectados, en tanto que hubo 908 personas con reducción de jornada (9,7 % más).

Sánchez y la UE gripan la industria del automóvil y a España le cuesta 21.000 millones

El sector servicios registró 16.444 despidos colectivos (44,7 % más) y 8.629 suspensiones (39,1 % más), que sumados a las 989 reducciones de jornada dejó la cifra total de afectados en estas actividades en los 26.062 (32,8 % más). Las empresas del sector de la construcción también aumentaron un 46,6 % sus medidas de regulación de empleo, con 1.894 afectados, sobre todo procedentes de despidos colectivos (1.202, más del doble que un año antes) y de suspensiones de contratos (648). El sector agrario redujo el 5,1 % el número de trabajadores afectados hasta alcanzar apenas a 669 personas, en su mayoría procedentes de suspensiones de contratos. De todos los afectados, la gran mayoría, 63.516, con una subida del 54,7 %, lo fue en procesos realizados con acuerdo de las partes, mientras que los afectados en medidas sin pacto ascendieron a 7.563, con una subida del 72,4 %.

Por regiones, el mayor número de afectados está en la Comunidad Valenciana con 24.846, lo que supone quintuplicar (un 437,9 % más) las cifras de hace un año. En Valencia está la fábrica de Ford de Almussafes. Por detrás se sitúa Madrid, con 9.277 trabajadores afectados, un 11,4 % menos, y Cataluña, con 8.775, un 65,6 % más. Mirando solo a octubre, se vieron afectados por alguna medidas de regulación 16.878 trabajadores, cuatro veces más que un año antes, cuando la cifra de afectados fue de 4.424.