El euribor vuelve a subir pero las hipotecas se abaratan 83 euros

Aunque el indicador sube respecto a diciembre, es inferior al de enero de 2019, lo que reduce los intereses de los préstamos hipotecarios

Sucursal bancaria con un anuncio de una hipoteca

Sube el euribor pero las hipotecas seguirán bajando un mes más. A falta de una jornada para cerrar el mes, el indicador al que están referenciados la mayoría de los préstamos para adquisición de vivienda en España apunta a que cerrará el mes de enero en el -0,251%, ligeramente por encima del -0,261% que marcó en diciembre. No obstante, el indicador está mucho más bajo que en enero del pasado ejercicio, cuando cerró en el -0,116%. Dada esta diferencia a la baja, una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años a la que le toque revisión anual en enero registrará una bajada mensual en su cuota de 6,92 euros. O, lo que es lo mismo, de 83 euros al año. En el caso de una hipoteca de 150.000 euros, el ahorro sería de 9 euros mensuales y de 108 anuales.

Con la de enero, el euribor encadena cinco subidas consecutivas. No obstante, los expertos consideran que este ejercicio seguirá moviéndose en una horquilla comprendida entre el -0,1% y el -0,2%. La principal razón es que los analistas, dada la debilidad económica, no esperan que el Banco Central Europeo (BCE) acometa ninguna subida de tipos en este ejercicio. El euribor es el tipo de interés al que se prestan dinero entre sí los bancos, por lo que suele fluctuar en paralelo a como lo hacen los tipos de interés fijados por el eurobanco. Si el precio oficial del dinero no cambia, el euribor tampoco lo hará.

Los incrementos que está registrando el indicador en los últimos meses obedecen para los analistas a «ajustes técnicos» derivados de la decisión adoptada por el BCE el pasado mes de septiembre. Aunque se llegó a especular con un recorte de tipos, la única medida que tomó el eurobanco fue subir del 0,4% al 0,5% la conocida como tasa de depósito, lo que cobra a las entidades por guardarles el dinero. No obstante, multiplicó por seis la cantidad exenta del gravamen, lo que limitó la necesidad de las entidades de prestar dinero para no pagar ese impuesto y ha conducido a un ligero repunte del euribor.