La cadena de suministro de alimentos, en riesgo: ¿puede haber desabastecimiento?

El sector logístico teme que se rompa por falta de material sanitario para proteger a sus trabajadores

La cadena de suministro de alimentos está viviendo en las dos últimas semanas un verdadero test de estrés con el estado de alarma por el coronavirus. Las ventas de los supermercados se han disparado y el sector logístico se ha visto obligado a trabajar a un ritmo muy superior al habitual para abastecer a estas superficies. Y ese inusual ritmo, además de la amenaza de la propia pandemia, lo están empujando poco a poco al colapso. UNO, la Organización Empresarial de Logística y Transporte, ha adviertido hoy de que la complicada situación que atraviesan las empresas de logística y transporte ante la falta de material de seguridad sanitaria básico (guantes, geles y mascarillas) en el mercado. La patronal logística ha solicitado a los ministerios de Sanidad y Transportes la dotación urgente de este material para sus trabajadores porque teme que se produzcan “roturas en la cadena de suministro si estos elementos no acaban llegando a las empresas”.

El presidente de UNO, Francisco Aranda, ha solicitado que los trabajadores de la logística y el transporte formen parte del segundo gran grupo de prioridad, tras los profesionales de la salud, en la asignación de geles, mascarillas y guantes. “Nuestros profesionales están haciendo un elevado esfuerzo para garantizar el suministro a establecimientos de alimentación, de productos de primera necesidad y farmacéuticos, y el reparto a domicilio durante esta crisis, para facilitar las condiciones de vida de los ciudadanos durante el estado de alarma. Es fundamental salvaguardar su seguridad, porque son un colectivo fundamental en el abastecimiento y porque dotándolos de estos elementos podemos prevenir un repunte de casos de coronavirus”, asegura Aranda.

Desde la puesta en marcha del estado de alarma, el sector logístico ha registrado un incremento del 15% en las operativas vinculadas a comercio electrónico relacionado con productos de alimentación, primera necesidad y parafarmacia, a la vez que ha vivido un descenso importante de aquellas vinculadas a las actividades comerciales afectadas por el estado de alarma, según los datos de UNO. “Las empresas están priorizando el reparto de abastecimiento de alimentación, farmacias y productos de primera necesidad, tanto en el suministro a establecimientos de alimentación y farmacias para la reposición diaria de productos como en el reparto a domicilio de comercio electrónico, donde también se priorizan los productos de alimentación, nutrición e higiene”, ha explicado Aranda.

Transportistas

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha solicitado también al Gobierno con “máxima urgencia” que facilite material de protección a los transportistas para que puedan seguir realizando su labor “de manera segura para poder garantizar así el abastecimiento de la población”. Esta petición se une a otras realizadas durante estos días con el fin de “facilitar el trabajo” de las empresas y conductores encargados de garantizar los suministros y abastecimientos, tales como que se suspendan los peajes, que se impida cerrar a las estaciones de servicio, las áreas de descanso y los centros logísticos o que que se “clarifique el caos y la descoordinación" existente en los talleres de asistencia. La patronal, si bien reconoce que el uso de mascarillas no es obligatorio, lo considera “absolutamente imprescindible para proteger a los conductores profesionales”, al estimar que "de su salud depende el transporte de las mercancías que garantizan el suministro.

En una rueda de prensa celebrada esta tarde, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha asegurado que su departamento es “sensible” a la inquietud que ya le ha trasladado el sector logístico por la falta de material de protección y ha asegurado que están trabajando en ello para subsanarlo.