La UE pide a España mejoras en el sector sanitario y más ayudas a los parados

Avisa al Gobierno de que deberá “reducir el déficit público” tras la pandemia, seguir un “plan de reformas estructurales” y mejorar las “disparidades regionales”

A situaciones excepcionales, medidas excepcionales. El Ejecutivo comunitario recomienda a nuestro país que abra el grifo del dinero público sin reparos para combatir la crisis sin precedentes desatada por el coronavirus, pero le advierte que la bula tendrá un fin, aunque no se sabe cuándo. Por una parte, Bruselas insta a España “llevar a cabo todas las medidas necesarias para afrontar la pandemia, sostener la economía y asegurar la recuperación” y le recuerda la activación de la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que regula el déficit público. Por la otra, también subraya que “cuando las condiciones económicas lo permitan” deberá volver a unas finanzas públicas sostenibles a la vez que se garantiza la inversión. De momento, pide a nuestro país que aumente la capacidad de respuesta del sector sanitario, refuerce la protección de los trabajadores, sobre todo de los denominados “atípicos”, mejore los esquemas de renta mínima y la inversión se concentre en la transformación energética y digital. Las dos prioridades que, por su parte, ha establecido en su plan de reconstrucción para la economía europea que desvelará la próxima semana.

El informe desvelado esta mañana vuelve a incidir en los talones de Aquiles de la economía española, acrecentados por el avance virulento de la pandemia en nuestro país y vuelve a pedir muchas de las reformas solicitadas una y otra vez. A pesar de la laxitud con el déficit público, el Ejecutivo comunitario ya ha avisado de que condicionará las subvenciones a fondo perdido del plan de reconstrucción al seguimiento de estas reformas. Además, destaca que la crisis del coronavirus puede acrecentar las diferencias entre regiones debido a las diferencias de su modelo económico entre las más dependientes del turismo como Andalucía, las Islas Baleares o la costa Mediterránea dónde más de una cuarta parte de los empleos están vinculados a este sector.

Según este documento, el sistema sanitario español ha respondido bien “a pesar del nivel de inversión comparativamente bajo” y la pandemia ha expuesto sus vulnerabilidades. Por eso, la Comisión insta a mejorar la resiliencia del sector ante la falta de infraestructuras físicas y las deficiencias en “la contratación y condiciones del personal sanitario”. Bruselas también sostiene que existen disparidades entre las regiones en cuanto a gasto y personal y que la coordinación entre los diferentes niveles administrativos “no es siempre efectiva”. El Ejecutivo comunitario también apunta a un incremento vertiginoso del paro de nuestro país y recuerda la “limitada capacidad” de los servicios de empleo españoles para ayudar a los parados. Aunque señala como un dato positivo la implantación de los ERTE para amortiguar el incremento del paro, también recuerda que los trabajadores temporales, entre ellos los más jóvenes, no pueden beneficiarse de esta protección.

Asimismo, el informe también alerta de que esta crisis incrementará los niveles de pobreza en España, especialmente entre las familias con hijos y que recuerda que nuestro país es uno de los que menos invierte en el club comunitario para fomentar la natalidad. En este apartado, el informe muestra especial preocupación por el aumento del gasto en las pensiones después de que tanto el Gobierno de Mariano Rajoy como el de Pedro Sánchez dieran marcha atrás en las reformas y defiende “la solidaridad intergeneracional” para los más jóvenes. Sobre las ayudas a los parados de larga duración y los sistemas de renta mínima Bruselas puntualiza que sólo cubren al 20% de sus potenciales beneficiarios, con grandes disparidades entre regiones. Sobre la propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez de una renta mínima para tres millones de personas, Bruselas asegura que su impacto en la reducción de la pobreza y su impacto en las finanzas públicas no puede ser analizado por el momento.

Bruselas también pide al Gobierno de Pedro Sánchez que auxilie a las pequeñas y medianas empresas aplazando el pago de impuestos y las cotizaciones a la seguridad social y con la reducción de la burocracia. Como recetas salvadoras, Bruselas recomienda que nuestro país aumente la innovación y la productividad impulsando la transformación energética – reducción del consumo en edificios públicos y privados y el desarrollo de las interconexiones eléctricas, entre otras medidas- y la digitalización tanto en colegios como en áreas rurales.