La cumbre interminable: «Si no hay acuerdo a las 11 cojo el avión y me vuelvo a París»

La extenuante cumbre de la UE se quedó a solo 35 minutos de batir el récord de Niza en 2000. Líderes que se «escapan» a por patatas fritas y una boda adelantada, anécdotas de estos más de cuatro días

Viernes

10.00 Es la primera cita presencial desde el estallido de la pandemia y los periodistas no tienen permitida la entrada al edificio del Consejo, por lo que los líderes europeos se limitan a mirar a cámara y hacer declaraciones. Cada uno se atiene a su guion predeterminado. Tanto la canciller alemana Angela Merkel como el primer ministro portugués, Antonio Costa, cumplen años ese día (66 y 59). La líder danesa, Mette Fredekssen, es felicitada por su boda dos días antes. Tuvo que adelantar el enlace por la cumbre. Hay ganas de distensión antes de la batalla.

12.00 En una primera ronda, se abordan los ocho puntos más conflictivos. En la segunda, se eligen los tres temas más problemáticos: tamaño del fondo, porcentaje entre créditos y transferencias y supervisión de las reformas. Aún no hay grandes choques. Se están reservando. No hacen pausa para comer y se limitan a degustar un plato frío de salmón, arenques y bacalao en la sala del debate. Tras constatar las diferencias, Michel convoca una pausa hasta la cena. Comienzan las reuniones. Alianzas y contra alianzas.

20.00 Michel no presenta ninguna nueva propuesta formal, la conocida en la jerga comunitaria como negobox. Prefiere reservarse para el día siguiente, lanza ideas sobre la supervisión del fondo y porcentaje entre transferencias y créditos. Sólo son tanteos que no reciben una buena acogida.

Sábado

El presidente del Consejo acude con los deberes hechos. Propone un nuevo texto que reduce en 50.000 millones de euros las transferencias directas y un «freno de emergencia» para controlar las reformas. Reina una cierto optimismo, todo indica que los líderes comienzan a negociar y a ceder. Pero es sólo un espejismo. Se interrumpe la sesión a Veintisiete.

13.00 Algunos líderes aprovechan para comer las típicas «frites» belgas en la Place Jourdan, en la mítica fritería Maison Antoine. La primera ministra del país, Sophie Wilmés es la anfitriona y el sol brilla en Bruselas. Merkel ya acudió al local hace años en otra cumbre. El primer ministro italiano Giuseppe Conte reconoce que las negociaciones están siendo muy complicadas. Italia intenta presentar una propuesta alternativa sobre la gobernanza y contra el freno de emergencia, una concesión al primer ministro holandés. Encuentros y más encuentros entre bastidores. Los austeros tan sólo aceptan 155.000 millones en ayudas directas.

21.00 Tensa cena. Emmanuel Macron amenaza con coger su avión a las once de la noche si no hay acuerdo, pero es sólo un farol. Los frugales siguen oponiéndose de manera numantina a subvenciones a fondo perdido. La cena termina a una hora prudente, antes de la madrugada. España no aclara sus líneas rojas. Pedro Sánchez escoge un perfil bajo. Se prolonga la cumbre cuyo fin estaba previsto para ese sábado.

Domingo

A su entrada al edificio del Consejo antes de las diez de la mañana, la canciller alemana reconoce que puede no haber acuerdo. El pesimismo se adueña de la reunión. Michel ha convocado a los líderes a una sesión plenaria a las 12.00, pero comienzan los retrasos y nuevas reuniones en formato reducido. Conte publica un polémico tuit en el que apunta a dos grupos en el club comunitario: los europeístas y los frugales. Acompaña estas palabras de una foto con Sánchez, Merkel, Macron y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el bando de los buenos frente a los pérfidos nórdicos. Viktor Orban acusa al primer ministro holandés, Mark Rutte, de odiar a su país y de utilizar métodos comunistas. El holandés defiende la vinculación de los fondos al respeto al Estado de Derecho, otro de los grandes puntos de fricción en la cumbre. Entre reunión y reunión, el dique de contención liderado por Holanda va cediendo posiciones. Aceptan 350.000 millones de euros en transferencias directas, con una estrecha vigilancia sobre las reformas y si se mantienen los cheques compensatorios a imagen y semejanza del británico.

19.00 Los líderes reanudan la sesión plenaria con siete horas de retraso. Michel no presenta una nueva propuesta. El encuentro fue muy tenso. Macron acusó a Rutte de comportarse como el ex primer ministro británico David Cameron en las negociaciones del presupuesto europeo y afeó al austriaco Sebastian Kurz no escuchar a sus homólogos. Merkel y Macron tienen que dar un golpe en la mesa, el punto de inflexión de una cumbre a punto de descarrillar. Un receso de 45 minutos se dilata durante horas. El resto de las delegaciones filtra que el bando de los frugales está menos cohesionado de lo que parece. Austria y Holanda se oponen a aumentar el volumen de ayudas, mientras Finlancia, Suecia y Dinamarca son más flexibles. Rutte dedica gran parte de su intervención a hablar del tema de la vinculación de los fondos en relación al Estado de Derecho, para evitar los otros debates. El resto de las delegaciones acusa a los frugales de intoxicar con este tema y dar por sentado que al resto de los países no les importan los valores europeos. Golpes bajos y máxima tensión. Los países del sur establecen una línea roja: 400.000 millones en ayudas directas.

Lunes

16.00 Vuelta al ruedo. Los líderes descansan en sus hoteles hasta las cuatro de la tarde. Sánchez vuelve a hacer declaraciones, la segunda vez en la cumbre. Los frugales van cediendo. La sesión vuelve a retrasarse una y otra vez. El grupo liderado por Rutte sube la cantidad hasta los 390.000 millones en subvenciones a fondo perdido, aunque el resto del club europeo quiere mantener la cantidad de 400.000. Sólo 10.000 millones de diferencia. La recta final del regateo.

19.00 Michel, ante los medios. El momento de la verdad, una nueva negobox con 390.000 millones a fondo perdido e importantes cheques compensatorios para los frugales. Está esperanzado, pero advierte que a veces «los últimos pasos son los más difíciles». No le falta razón, pero la cumbre parece encarrilada.

21.24 Comienza la cena y Michel presenta su documento. Hay un acercamiento en el capítulo sobre el Estado de Derecho. Se da por hecho que el pacto llegará en las próximas horas. Se empiezan a enfriar las botellas de champán.

23.01 Receso técnico, hay que pulir detalles y algunas cifras bailan. Se mantienen recortes en algunas partidas y los cheques para los frugales. No se toca el grueso del acuerdo. El texto sobre la vinculación al Estado de Derecho es redactado nuevamente de la manera más ambigua posible para gustar a todas las delegaciones.

Martes

Los líderes deben tomar una decisión después de las 6.05 para superar en duración a la cumbre de Niza de 2000. No es posible batir el récord por 35 minutos. El tema ha ocupado fascinantes discusiones en los grupos de WhatsApp periodísticos, ante la dificultad de calcular las horas en una reunión con tantos recesos.

5.15 Los líderes europeos comienzan otra vez la sesión plenaria. Michel presenta el acuerdo definitivo con algunos cambios menores tras el trabajo técnico.

5.31 «Deal!» [acuerdo], tuitea Michel.