¿Qué es más rentable, comprar un coche o el renting?

Para los perfiles que vayan a hacer un uso más ocasional del coche, otra opción es el “carsharing”, o servicios de coche compartido

Llaves de un cochePixabayArchivo

Los patinetes eléctricos, motos y coches de alquiler por horas ya plagan las ciudades. Las restricciones al tráfico, las dificultades para aparcar y moverse por las grandes ciudades y la mentalidad “verde” hacen que los jóvenes (y no tan jóvenes) cada vez estén más dispuestos a prescindir de un coche en propiedad a cambio de fórmulas de uso y “carsharing”, o servicios de coche compartido,. Pero, en una balanza de pros y contras, ¿qué forma de moverse resulta más rentable, un vehículo en propiedad o uno alquilado?

Los datos de matriculaciones muestran una tendencia al alza del renting en detrimento de la compra de particulares. Las matriculaciones de vehículos registradas por las compañías de renting en 2019 cerraron el año en 302.900 unidades, lo que supone un incremento del 13,14% respecto a 2018, según datos de la Asociación Española del Renting (AER). Mientras, las matriculaciones de turismos en 2019 sufrieron una caída del 4,8%, un descenso del 6,9% en el caso de ventas de particulares.

¿Cuánto cuesta mantener un coche?

Más allá del vehículo en sí, hay que tener en cuenta otros gastos como el alquiler o la compra de una plaza de garaje, el seguro, los gastos de mantenimiento y reparaciones y el combustible, señala Esteban Viso, experto financiero en iAhorro.com. Tomando como referencia el coche más vendido de 2019, el Seat León, cuyo coste medio es de 18.000 euros, nada más sacarlo del concesionario ya habrá gastado 23.635,4 euros: 18.000 euros del coche, 100 del impuesto de circulación, 3.780 euros del IVA y 1.755 euros del impuesto de matriculación. Además, si a la compra se le suman los gastos de gasolina, seguro y zona verde, el desembolso en un solo año puede ascender a 24.660 en el caso de un coche diésel, según los cálculos de iAhorro.com.

La vida media de un coche en España es de 12 años, por lo que comprar un Seat León le costará a lo largo de esos años un total de 42.440 euros para un coche diésel y para un coche de gasolina de 44.226 euros. Dentro de este cálculo, se incluyen: haber cambiado las ruedas dos veces, el aceite 6 veces (lo recomendado es una vez cada 20.000 km), la correa de distribución una vez, las lámparas 3 veces y una partida de improviso de 2.000 euros en los 12 meses. iAhorro.com también incluye los pagos de la ITV (6 veces en 12 años), el impuesto de circulación, (1.200 en 12 años) y la zona verde (295,6 euros en 12 años).

El coste del vehículo se eleva considerablemente al recurrir a un préstamo. Teniendo en cuenta un TIN del 5,50% y una TAE del 60,06% con una comisión de apertura de 270 euros, la mensualidad será de 235,67 euros, un coste total en los ocho años de vida del préstamo de 22.894 euros. A la financiación hay que sumar el IVA de la compra, el impuesto de matriculación y el impuesto de circulación lo que suma 28.529 euros. Si este coche tiene una vida útil de 12 años, el coste total de uso más la compra financiada asciende a 44.220 euros en el caso de ser diésel, mientras que en el caso de gasolina el precio total sería de 48.380 euros.

¿Y si optamos por el renting?

El renting consiste en el alquiler de un vehículo durante un periodo prologado (el mínimo suele ser de un años) pagando una cuota mensual fijada por contrato. Su gran ventaja es que podrá conducir coches prácticamente nuevos con todo incluido: el mantenimiento, las reparaciones y el seguro a todo riesgo, entre otros. Además, no tendrá que pagar los gastos de matriculación ni puesta en circulación. Eso sí, tendrá que preocuparse de no sobrepasar el límite anual de kilómetros, de lo contrario tendrá que abonar una cantidad extra.

Tomando como referencia el mismo vehículo, iAhorro.com calcula que en las principales empresas de renting ofrecen que el Seat León se puede alquilar a largo plazo desde 308,76 a 359,37 euros al mes. Al cabo de 12 años el montante se elevará de 44.461 euros a 51.749 euros. En este caso solo habrá que sumar el gasto de gasolina de los doce años, lo que daría una suma total de entre 53.821 y 61.109 euros en total. Es decir, si va a hacer un uso prolongado y constante del vehículo, el renting le saldría más caro. No obstante, para los que no estén dispuestos a comprarse un coche o solo lo vayan a usar por temporadas hay otras alternativas.

¿Mejor el “carsharing”?

Para los perfiles que vayan a hacer un uso más ocasional del coche, la mejor opción es el “carsharing”. Emov, Zity o Car2Go son algunas de las compañías que ponen a disposición de cualquier persona vehículos eléctricos a pie de calle. Estas empresas dan la posibilidad de alquilar un coche por tiempo a través de una aplicación. No hay que echarles gasolina y se pueden circular con ellos y aparcar en el centro de las grandes ciudades. Aunque la gran pregunta es, ¿a largo plazo sería más económico que el renting o que comprar un coche? De nuevo, según los cálculos de iAhorro.com, el precio por kilómetro está a 0,39 euros por lo que si hiciera 10.000 km al año pagaría 3.900 euros. Si esto lo multiplica por un uso de 12 años, el coste total de su uso se iría a 46.800 euros (similar a tener un coche en propiedad y más económico que el renting). El caso de Emov, el precio sería un poco más barato. Su coste por kilómetros es de 0,27 por lo que si el cálculo sería de 2.700 euros al año o 32.400 en 12 años (más barato que la compra y el renting).

La pandemia y los jóvenes

Según explica Clara Colino, directora de Ubeeqo, la marca de coche compartido de Europcar Mobility Group, el número de usuarios interesados en el coche compartido es mayor al de antes del confinamiento. “Desde nuestra reapertura hemos registrado un incremento de un 24% semanal en la base de nuevos clientes. También se ha incrementado el tiempo de uso; los alquileres son por más tiempo y para distancias más largas. Los usuarios, especialmente los más jóvenes, entienden que el coche compartido es una alternativa sostenible y útil para aquellos que tienen que ir a trabajar pero no quieren comprar un coche y para el turismo nacional”.

Las opciones de movilidad alternativas al coche propio son cada vez más importantes para las personas de entre 18 y 34 años: el 19% se decanta por el alquiler (frente al 13% de la media de edades), el 17% por los coches y motos compartidas (frente al 10% de la media) y el 15% por el modelo de suscripción (frente al 11% de todas las edades), según el estudio sobre la movilidad del futuro elaborado por Europcar Moblity Group España. “Los resultados de esta encuesta demuestran que el coche en propiedad está perdiendo entre los jóvenes el carácter de estatus social que tenía hasta hace poco. Cada vez se inclinan más por fórmulas de pago por uso y menos por tener un coche propio”, explica Tobias Zisik, director general de Europcar Mobility Group España.