La paradoja de la aviación en tiempos del coronavirus: vender aviones para poder volar

Algunas aerolíneas tienen que recurrir a la fórmula de desprenderse de sus aparatos y luego alquilarlos para lograr la liquidez necesaria para sobrevivir

Aviones aparcados en el aeropuerto de Ciudad RealLa Razón

Dice la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) que el descalabro del sector por el coronavirus es tal, que las aerolíneas están quemando de media 168.000 euros de efectivo al día en la segunda mitad de año al no poder generar los ingresos suficientes con los que cubrir sus gastos. La situación es tan dramática que se está dando la paradójica situación de que, para poder mantenerse en pie y seguir volando sus aviones, algunas compañías están teniendo que vender parte de su flota.

Lo que estas aerolíneas están haciendo es vender estos aviones y, después, volver a alquilarlos. Es lo que se conoce en inglés como «sale and leaseback». La fórmula permite a la compañía ingresar de una forma relativamente rápida y sencilla una buena suma de dinero para aliviar sus coyunturales tensiones de tesorería y seguir operando con los mismos aparatos, que pasan a otras manos y por los que paga un alquiler. easyJet anunció ayer que se ha desprendido de once aviones a través de esta fórmula, lo que le ha dejado en caja 143 millones de euros de liquidez. El pasado 27 de octubre, la «low coste» británica también confirmó la venta para su posterior alquiler de otras nueve aeronaves, que dejaron en sus arcas 336 millones de euros.

Operaciones

EasyJet no es la única compañía que ha recurrido ya a esta fórmula para tratar de capear el temporal que ahora mismo azota al sector aéreo. El pasado mes de abril, la compañía norteamericana Delta Airlines también llevó a cabo una operación similar que dejó en sus cuentas algo más de 840 millones de euros. Ese mismo mes, la también norteamericana United Airlines vendió y realquiló 22 de sus aparatos a una compañía asiática, aunque los términos económicos de la transacción no trascendieron. Cathay Pacific, sin embargo, sí que reveló que ingresó más de 590 millones de euros con la venta y posterior realquiler de seis Boeing 777-300ER. Southwest también alivió sus tensiones de tesorería con la venta y posterior alquiler de veinte aviones por 685 millones.

En septiembre, varias informaciones aseguraron que British Airways también iba a recurrir a esta fórmula para sortear su problemas de liquidez. Sin embargo, la compañía británica negó la operación.

Con el coronavirus haciendo de nuevo estragos en casi todo el mundo después de la breve tregua que concedió en verano, las restricciones para viajar han tirado por tierra las esperanzas de recuperación del sector aéreo, que busca encarecidamente recursos para sobrevivir. La temporada de invierno está casi perdida para las compañías, sobre todo en Europa, tras los nuevos confinamientos que se están anunciando.