La amenaza de bloqueo de Hungría pone en riesgo la llegada de las ayudas del fondo europeo

La UE asume una nueva crisis si rechaza el Presupuesto europeo para los próximos siete años. Los 750.000 millones para la recuperación quedarían congelados

Viktor Orbán, primer ministro húngaro

La UE se adentrará en una nueva crisis institucional si el Gobierno de Hungría cumple su amenaza de bloquear la puesta en marcha el presupuesto de la Unión Europea para los próximos siete años y el fondo de recuperación de 750.000 millones de euros con el que el bloque quiere relanzar la economía, han advertido fuentes comunitarias. “Si, como ha anunciado el Gobierno húngaro, bloquean el presupuesto comunitario y la decisión sobre recursos propios, estamos de nuevo en una crisis”, ha expresado este lunes un alto funcionario europeo en referencia a la reunión de hoy de embajadores de los gobiernos ante la UE.

En ese encuentro está previsto que los socios comunitarios evalúen el reciente acuerdo sobre el Marco Financiero Plurianual (MFP) para el periodo 2021-2025, el pacto para establecer un mecanismo que vincule fondos europeos y Estado de derecho y la normativa que necesita la Comisión Europea para poder emitir la deuda con la que financiar el plan anticrisis. El objetivo es que los embajadores den su visto bueno preliminar a las tres medidas, pero Hungría y Polonia rechazan del plano el sistema por el cual la UE podría suspender el pago de ayudas europeas a aquellos países que han violado los principios del Estado de derecho.

Budapest y Varsovia no pueden bloquear esta normativa, que tiene que ser aprobada por mayoría cualificada, pero pueden utilizar su voto para vetar las otras dos, puesto que necesitan luz verde de todos los Estados miembros para salir adelante. Con su veto, estos dos socios no estarían bloqueando solo el presupuesto comunitario sino también el fondo de recuperación de 750.000 millones. La razón es que quedaría bloqueada la Decisión de Recursos Propios, una normativa en la práctica da permiso al Ejecutivo comunitario para empezar a emitir la deuda.

En este escenario se retrasaría aún más la llegada de unas ayudas que en el escenario más optimista se esperan para el final del segundo trimestre de 2021. Fuentes diplomáticas han señalado que “al menos un país” ha avanzado que se opondrá al MFP y a la Decisión sobre Recursos propios, aunque también ha mostrado su confianza en que se pueda encontrar una solución. “Siempre hay conversaciones entre bambalinas. Espero que se intensifiquen y encuentren una forma de salir de esta crisis en la que estamos a punto de entrar esta tarde”, han apuntado. En caso contrario, han añadido las mismas fuentes, el asunto pasará a las manos del presidente del Consejo europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para estudiar los “próximos pasos”. La cuestión podría incluso llegar a la reunión por videoconferencia de los jefes de Estado y de Gobierno de este jueves, prevista únicamente en un principio, para abordar la gestión de la segunda ola de la pandemia.