La llegada de turistas y el gasto se hunde casi un 90% en octubre

El batacazo del turismo se traduce en la pérdida de más de 63.600 millones de euros en los diez primeros meses del año

España apenas recibió la visita de un millón de turistas internacionales en octubre
España apenas recibió la visita de un millón de turistas internacionales en octubreAlejandro GarcíaEFE

La segunda oleada de la pandemia de la Covid-19 ha sido la puntilla que ha dejado a la industria turística tocada y hundida. Los datos de octubre no dejan lugar a dudas, ya que España recibió la visita de un millón de turistas internacionales, lo que significa un 86,6% menos que en el mismo mes de 2019. Esa drástica caída va de la mano de un dato aún peor, y es que el gasto total realizado por los visitantes internacionales que llegaron a España en octubre alcanza los 862 millones de euros, lo que supone un batacazo del 89,7% respecto al mismo mes del ejercicio anterior, según la Encuesta de Movimientos Turísticos, Frontur, y la Encuesta de Gasto Turístico, Egatur, publicadas esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística.

Francia es el principal país de residencia de los viajeros que llegaron a nuestro país en octubre, con 381.857 turistas, lo que representa el 37,5% del total y un descenso del 57,2% respecto a octubre del año pasado. Le siguen Reino Unido y Alemania, con una aportación de 148.540 turistas británicos (un 91,0% menos en tasa anual) y 82.509 turistas alemanes, lo que significa un brusco descenso del 92,7%.

El gasto medio por turista se sitúa en 845 euros, con una bajada anual del 22,9%. Por su parte, el gasto medio diario disminuye un 34,6%, hasta los 105 euros. Sin embargo, la duración media de los viajes de los turistas internacionales es de 8,0 días, lo que supone un aumento de 1,2 días respecto a la media de octubre de 2019.

Turismo
TurismoT. Nieto

Con estos datos sobre la mesa, y apenas a dos meses de cerrar el ejercicio turístico, el sector coincide en afirmar que estamos ante el peor año de la historia turística de nuestro país. Y no es una valoración exagerada, ya que las cifras así lo ratifican: Entre enero y octubre España recibió apenas 17,8 millones de visitantes internacionales, lo que significa una caída del 76,1% respecto al mismo periodo de 2019, es decir, a años luz de los más de 74,7 millones de turistas extranjeros que nos visitaron en 2019. Eso se traduce en que nuestro país ha perdido la friolera de 57 millones de visitantes, con todo lo que ello conlleva de gasto e ingresos turísticos. De hecho, durante los diez primeros meses de este 2020 el gasto total de los viajeros internacionales apenas alcanza los 18.577 millones de euros, muy lejos de los más de 82.197 millones de euros que ya se habían acumulado hasta ese momento durante 2019, lo que supone unas pérdidas superiores a los 63.000 millones de euros.

Indignación del sector

Con este escenario como telón de fondo y con un oscuro horizonte por delante cargado de restricciones y de zancadillas para los viajeros, resulta imposible que a la industria turística y hostelera le salgan las cuentas, mientras el ansiado plan de choque prometido por el Gobierno sigue sin aprobarse.

De hecho, el sector ya ha comenzado a alzar la voz para denunciar lo que ellos consideran como «una tomadura de pelo». «Tras nueve meses de restricciones, e incluso el cierre en gran parte del país, el sector se encuentra en una situación desesperada y de desamparo total por parte del Gobierno. Es incomprensible que anunciaran hace más de un mes un plan de rescate al turismo y parece que nunca llega», han denunciado las patronales turísticas y hosteleras durante toda la semana.

La Navidad es la temporada alta del sector turístico en Canarias. Sin embargo, este año resulta muy incierto. Ante el inminente desconfinamiento de la población británica, principal mercado emisor de turistas a las islas, las patronales turísticas del archipiélago han pedido al Gobierno de Canarias que busque las vías legales y competenciales necesarias en materia sanitaria que le permita aplicar en las islas los test de antígenos para todos los viajeros que lleguen al archipiélago, no solo los peninsulares, ante la «vergonzosa inacción del Gobierno central», ya que las PCR se han convertido en una trampa difícil de salvar por la mayoría de viajeros. «El Ejecutivo de Pedro Sánchez se comprometió a armonizar la semana pasada junto al Gobierno regional una norma única para el control de pasajeros, encaminada a la autorización de los test de antígenos, antes de comenzar diciembre», recordaron los presidentes de las patronales. Sin embargo, este nuevo incumplimiento conduce al sector a la única carta que les queda, «la de las movilizaciones en la calle», advierten.