Los tabaqueros se cansan de la indiferencia del Gobierno y anuncian movilizaciones

Planas tarda tres meses y medio en responder a la petición de reunirse con los tabaqueros y pone como excusa sus «adquiridos»

El ministro de Agricultura, Luis Planas, durante el Pleno del Congreso
El ministro de Agricultura, Luis Planas, durante el Pleno del CongresoBallesterosEFE

Hay veces en las que lo mejor es proporcionar la información tal cual y que sea el lector el que saque sus propias conclusiones. A continuación va un ejemplo. A las 9 horas 25 minutos y 34 segundos del 15 de septiembre de 2020 entró en el registro electrónico de Agricultura una petición de entrevista formulada por representantes del sector del tabaco, pidiendo «mantener una reunión con el ministro de Agricultura para abordar aspectos relacionados con la reforma de la PAC».

Han pasado cerca de tres meses y medio, hasta el pasado 29 de diciembre, para que reciban respuesta firmada por el director del gabinete de Luis Planas, Miguel Ruiz Gómez, en la que este dice que «en nombre del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, agradezco su carta, y le comunico que, debido a los compromisos ya adquiridos por el Sr. Ministro con anterioridad, no es posible facilitarle una fecha para celebrar la reunión solicitada».

A continuación viene un párrafo sin desperdicio: «No obstante, en aras de una eficaz atención de sus inquietudes, le comunico que será el secretario general de Agricultura y Alimentación, quien le atenderá» Eso sí, tienen el detalle de anunciar que «desde la citada Secretaría General se pondrán en contacto con usted (el presidente de la interprofesional del tabaco) para cerrar agendas».

Resumen de los hechos: tardan tres meses y medio en responder para decir que no hay entrevista por los compromisos ya adquiridos con anterioridad por parte del ministro. A lo largo de este tiempo la preocupación de los tabaqueros del norte de Cáceres ha ido a más ante la posibilidad, cada vez más cercana, de que en la próxima PAC desaparezca la región especifica existente ahora para este sector y, en consecuencia, las ayudas directas que perciben, sin las cuales el cultivo no sería rentable.

Y han convocado una oleada de movilizaciones que tendrá lugar esta misma semana, el día 8, en Navalmoral de la Mata. Todo apunta a que será la primera protesta de este año, y que después van a llegar muchas más a pesar de la pandemia. La dejadez de Luis Planas y de su equipo no conoce límites y esta es la última prueba de ello.

Claro que los responsables de la Junta de Extremadura, con su presidente, Fernández Vara, y la consejera, Begoña García Bernal, que también «han pasado» de los problemas de los tabaqueros, son asimismo unos «dejaos”. ¡Pobre campo extremeño!