¿Qué impuestos debe pagar para vender una vivienda heredada?

Hay que hacer frente al pago de tributos tanto al aceptar la vivienda heredada como al venderla

Cartel colgado en un edificio que indica que el inmueble está en venta
Cartel colgado en un edificio que indica que el inmueble está en ventaÓscar CañasEuropa Press

Gestionar una herencia nunca es tarea fácil. Las disputas entre los herederos y la falta de conocimiento sobre los trámites a realizar suelen ser las principales trabas. El pago de impuestos también se cruza en el camino. Sin su liquidación no hay herencia y será imposible poner la vivienda heredada en venta. Además, hay que tener en cuenta los plazos. Y una vez parece que el proceso de compra está cerrado toca volver a pagar impuestos. El comparador online Helpmycash cuenta con una completa guía que recoge los impuestos que deben pagar los herederos tanto al recibir el inmueble como al venderlo.

Impuestos al aceptar la vivienda heredada

Para vender una vivienda heredada, primero es necesario aceptar la herencia. De esta manera será el titular legal de la propiedad. Pero sin pagar los impuestos correspondientes esta no será válida. Así que el siguiente paso es liquidar los dos tributos de la herencia: el impuesto de sucesiones y donaciones y el impuesto de plusvalía municipal.

El plazo para pagar el impuestos de sucesiones es de 6 meses y empieza a contar desde el momento del fallecimiento del causante. Los herederos tienen la opción de solicitar una prórroga de otros 6 meses para poder liquidarlo, pero hay que pedirla en los 5 primeros meses. “La cantidad va a depender del valor del patrimonio a heredar, el grado de parentesco de los herederos, el coeficiente multiplicador y el porcentaje de tributo marcado por la localidad correspondiente”, señala Helpmycash. Cuanto más cercano sea el parentesco, menos pagará, “ya que en la mayoría de las comunidades autónomas los familiares directos pueden disfrutar de importantes bonificaciones”, añade el comparador. En el caso de Madrid, el hijo del fallecido puede ahorrarse el 99% de la cuota del tributo.

Además, al contar con una vivienda dentro de la herencia, hay que liquidar el impuesto de plusvalía municipal, también en un plazo de seis meses cuando se produce por mortis causa. En cambio, si la plusvalía se paga por donación o venta el plazo es de 30 días. Para calcular la cuantía se necesita conocer el valor catastral del terreno de la propiedad y el número de años que han pasado desde que se adquirió la vivienda. La cuantía también variará en función de los coeficientes de incremento y gravamen impuesto por cada ayuntamiento.

Impuestos después de vender la casa

Superada esta primera fase de impuestos, los herederos deberán inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad para grabar la nueva titularidad. La vivienda se pondrá entonces en venta y cuando tenga al comprador indicado es el momento de volver a pagar impuestos. En este caso serán dos: el IRPF y la plusvalía municipal.

Habrá que hacer frente al pago de IRPF por la ganancia patrimonial obtenida de la venta. Este impuesto se calcula tomando de referencia el valor declarado en el impuesto de sucesiones. La diferencia entre este y el valor de venta será la ganancia patrimonial obtenida, a la que habrá que aplicarle un porcentaje del tributo que oscila entre entre el 19% y el 23%. De esta manera se obtiene la cantidad a pagar por IRPF.

En cuanto a la plusvalía municipal, si vende el piso dentro del mismo año fiscal en el que lo ha heredado, no tendrá que pagar nuevamente este impuesto. Sin embargo, una vez pasado el año tendrá que volver a pagar. Eso sí, solo tendrá que hacer frente a la plusvalía producida desde que hereda la casa hasta que la venda.