Calviño y Escrivá derrotan a Iglesias en su intento de echarlos del Gobierno

El vicepresidente esperará a la próxima remodelación para forzar el abandono definitivo del ministro de Seguridad Social. Con Calviño tendrá que aguantar más

Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Comparecen la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero; el vicepresidente  Pablo Iglesias, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Comparecen la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero; el vicepresidente Pablo Iglesias, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis EscriváPoolLV

El vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, no se siente nada cómodo con el equipo económico de su socio de Gobierno Pedro Sánchez. Es más, apunta directamente a la vicepresidenta económica y al titular de Seguridad Social como los responsables últimos de romper en materia económica el acuerdo suscrito hace ya más de un año por Unidas Podemos y por el PSOE para sellar el Ejecutivo de coalición entre ambas formaciones. Por eso no para de idear estrategias para “acorralar y derrotar” a sus “enemigos”. Sin ir más lejos, su última maniobra data de hace unas horas, concretamente de este martes durante la reunión del Consejo de Ministros, después de que sus correligionarios difundieran un día antes por las redacciones de los medios de comunicación el bulo de la dimisión de Escrivá. En las últimas horas, Iglesias ha puesto toda la carne en el asador para intentar forzar la salida del titular de Seguridad Social, aprovechando la minicrisis gubernamental que ha provocado la marcha de Salvador Illa del Departamento de Sanidad para disputarse el voto de los catalanes en las urnas el próximo día 14 de febrero. Sin embargo, Pedro Sánchez lo tenía claro, no iba a tocar a ninguno, de momento, sus imprescindibles.

Después de fracasar en su estrategia para derribar a una pieza clave del equipo económico, iglesias no ocultó su malestar este martes con la decisión de que Escrivá compareciera en rueda de prensa, al término del Consejo de Ministros para explicar el contenido de dos reales decretos leyes, referidos a la prórroga de los Erte y a la revalorización de las pensiones, que ya habían sido expuesto públicamente días atrás y en reiteradas ocasiones. Según fuentes gubernamentales consultadas por este diario, incluso intentó boicotearla. Sin embargo, Escrivá terminó compareciendo, aunque no era crucial su presencia en la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Gabinete de Sánchez por tratarse de cuestiones archiconocidas.

Otras fuentes del Ejecutivo confirman a LA RAZÓN que fue el propio ministro Escrivá el que insistió en comparecer ante la Prensa como gesto de “fortaleza y para zanjar la especulación sobre su dimisión” horas antes de que el jefe del Gobierno comunicara al Rey Felipe VI los cambios que iba a cometer en su Gabinete y después a los medios de comunicación en una breve declaración institucional. A Escrivá no le acompañó, como es tradicional la ministra de Trabajo, para informar del decreto de prórroga de los Erte hasta el 31 de mayo, materia que compete a ambos Departamentos.

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, pasó de puntillas sobre “esta delicada y polémica ausencia” de Yolanda Díaz. Montero se limitó a considerar “obligada” la presencia de Illa en la rueda de prensa y también la de Escrivá, del que dijo ser “la persona idónea” para comparecer ante la opinión pública porque iba a detallar no sólo los Erte, sino también la revalorización de las pensiones, competencia exclusivamente de su Departamento.

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero; el ministro de Sanidad, Salvador Illa; y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá, durante una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero; el ministro de Sanidad, Salvador Illa; y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá, durante una rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

La comparecencia de los tres ministros (Illa, Montero y Escrivá) se demoró casi una hora sobre la prevista. Cuando el ministro de Seguridad Social tomó la palabra, un leve temblor de manos delató su visible nerviosismo. Con el transcurso del tiempo, se fue calmando al comprobar que los periodistas no le preguntaban por su hipotética dimisión. Aunque sí se le formuló alguna pregunta sobre su relación con los dirigentes de Podemos, que inmediatamente contestó la portavoz asegurando “el buen estado de salud del Gobierno de coalición”.

En realidad, el nerviosismo de Escrivá no era para menos. Según fuentes gubernamentales, fue la propia Yolanda Díaz quien no quiso acompañar al ministro, después de su enfrentamiento privado días atrás a costa de la eventual subida del salario mínimo interprofesional y del intento de Escrivá de aumentar de 25 a 35 años el período de cómputo para el cálculo de la pensión. Sin embargo, otras fuentes gubernamentales consultadas por este periódico aseguran que fue el propio Escrivá quien prefirió salir sólo ante la Prensa. Sea como fuere, la ministra de Trabajo se dejó sentir durante el acto informativo. Según despegó Escrivá los labios, el Ministerio de Trabajo distribuyó vía correo electrónico a los medios de comunicación una nota de prensa detallada sobre el decreto de prolongación de los Erte, que acababa de bendecir el Ejecutivo.

Actitud “soberbia”

En este escenario de crispación, la actitud de “soberbia” de Iglesias genera un gran rechazo y agotamiento entre el resto de ministros socialistas. Según confiesa un miembro del Gobierno a este diario, “él siempre tiene que dar la nota” con su comportamiento ″mesiánico y meterse en todos los charcos”. Por eso este martes Montero respaldó públicamente a su compañero del equipo económico de Sánchez, pese a mantener con él ciertas reservas. Escrivá tampoco es el santo de devoción de Calviño, pero Iglesias ha conseguido con sus ataques unir al equipo económico, aunque sea solo para contraatacar.

Pese a ello, el vicepresidente Iglesias no está dispuesto a rendirse. Él liga su “victoria sobre ellos a otra forma de hacer política económica más social e igualitaria”. Por eso esperará a la próxima remodelación para contraatacar y maniobrar en aras de forzar el abandono definitivo de Escrivá. El máximo dirigente de la formación morada ha confrontado públicamente con el ministro de Seguridad Social a costa de la reforma de las pensiones y del ingreso mínimo vital. Ese pulso lo ha ganado, sin ningún género de duda, Iglesias, que presionó con hacer saltar por los aires el Gobierno de coalición en el momento en el que se intente ampliar el período de cálculo de las pensiones a 35 años.

Pero en el punto de mira del vicepresidente segundo no sólo se encuentra Escrivá, también está la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, a quien responsabiliza de la no revalorización del SMI en un 0,9% en función del IPC previsto para este año, así como de intentar congelar el salario de los funcionarios y de los pensionistas y de diseñar recortes más severos en las reformas estructurales que exige Bruselas a cambio de los fondos europeos. Por eso fuentes cercanas a iglesias dan por sentado que no descansará hasta conseguir su marcha del Gobierno.