Su entidad no puede cobrarle si contrató una cuenta “sin gastos” o “cero comisiones”

Consumo y las comunidades autónomas acuerdan un criterio único para considerar injustificado que un banco modifique las condiciones de un contrato de forma unilateral si la oferta incluía estas expresiones

Imagen de una persona sacando dinero de un cajero
Imagen de una persona sacando dinero de un cajero FOTO: Servicio Ilustrado (Automático) EUROPA PRESS

El 2021 destierra las cuentas “gratis” y trae consigo un cargamento de comisiones. Varias entidades han anunciado, entre el final de 2020 y la entrada del nuevo año, que cambiarán las condiciones de sus cuentas “sin gastos” o “cero comisiones” debido al entorno de los bajos tipos de interés. Muchos usuarios de estos productos bancarios se plantean si este cambio es legal y cómo pueden actuar al respecto. Pues según el criterio único acordado por el Ministerio de Consumo y las Comunidades Autónomas el pasado 24 de enero, se considera “injustificado que una entidad bancaria modifique las condiciones de un contrato de forma unilateral con el fin de cobrar comisiones, si la oferta comercial incluía las expresiones ‘sin gastos’ o ‘cero comisiones’”.

Los requisitos para acceder a estas cuentas corrientes o de ahorro sin gastos de mantenimiento están relacionados con un saldo mínimo o con domiciliaciones de recibos. Aunque los bancos publicitan estos productos como libres de comisiones, “en los últimos tiempos, los usuarios que disfrutaban de estas condiciones han recibido comunicaciones de algunas entidades en las que notifican modificaciones del contrato con nuevos requisitos a los acordados inicialmente. Por ejemplo, hay entidades bancarias que exigen la contratación de un seguro o una segunda tarjeta de crédito para poder seguir disfrutando de la exoneración de los gastos de mantenimiento”, señala Consumo en un comunicado.

¿Cuándo la empresa podrá modificar las condiciones de forma unilateral?

De acuerdo con la normativa y la jurisprudencia, las autoridades de Consumo entienden que, para que la modificación unilateral de las condiciones sea posible, el contrato debe recoger esa posibilidad. Además de eso, la entidad debe justificar una “razón válida” para poder llevar a cabo cambios en el contrato, un concepto jurídico indeterminado que se interpreta de forma restrictiva a favor del consumidor. Por último, la entidad ha tenido que informar al usuario en el plazo más breve posible.

Si esas tres condiciones se dieran, el cliente tiene el derecho a cancelar el contrato de forma inmediata y sin penalización alguna.

Sin embargo, el Ministerio aclara que aunque el banco pueda haber modificado las condiciones de un contrato cumpliendo con los tres requisitos anteriores, el Ministerio dirigido por Alberto Garzón y las comunidades autónomas entienden que, si existe una modificación contractual contraria a la oferta comercial “sin gastos” o “cero comisiones”, el cliente puede exigir el cumplimiento del contenido íntegro de la oferta y la entidad no le puede exigir nuevas condiciones para seguir disfrutando de una cuesta sin gastos de mantenimiento.

“Lo que las autoridades de Consumo han consensuado es que, aun cuando la entidad bancaria pueda haber llevado a cabo una modificación contractual de forma válida de acuerdo con lo anterior, prevalece el derecho del consumidor a exigir el cumplimiento de su contrato según lo indicado en las comunicaciones comerciales originales”, han informado fuentes del Ministerio de Consumo al comparador Helpmycash.

¿Qué hacer si le han cambiado las condiciones de su cuenta?

En primer lugar, se puede reclamar a las autoridades de Consumo si no se está de acuerdo con el cambio de precios del servicio de cuentas. Tal y como apunta Consumo, “todos los usuarios a los que se les haya modificado de forma unilateral las condiciones de su contrato pueden reclamar ante la autoridad de Consumo competente, esto es, de su CC AA”. En caso de que esté esperando a que la reclamación se resuelva o no quiera reclamar, es importante valorar si la nueva vinculación le compensa.

Contratar productos que no necesita, como seguros, fondos de inversión o préstamos para disfrutar de una cuenta gratuita no es necesario ni conveniente, señala el comparador Helpmycash. Una buena alternativa es buscar otras ofertas de cuentas gratuitas que probablemente sean más ventajosas y muy sencillas de encontrar. La banca online cuenta con un amplio catálogo.