Los más necesitados podrán hacer la declaración de la Renta de forma gratuita gracias a Fundación Madrina

La mayoría no tienen medios ni conocimientos para presentarla, ni ahorros para pagar a Hacienda 1.000 euros de media. Esta campaña de ayuda comienza el 5 de mayo y durará hasta el día 25 de mayo

Banco del Bebé reparte alimentos y artículos de primer necesidad
Numerosas personas haciendo cola desde muy temprano ante la sede del Banco del Bebé de la Fundación Madrina durante los primeros meses de la pandemiaMariscalEFE

Pérdida de trabajo, ausencia o retrasos en las ayudas sociales, impagos de alquileres y energía o falta de Internet y desahucios. Estas son algunas de las situaciones que atraviesan los colectivos más vulnerables de la pandemia. Pese a su escasez de recursos o falta de conocimientos, muchos de ellos se ven obligados a presentar la declaración de la Renta al haber recibido el Ingreso Mínimo Vital (IMV) en 2020 o por haberse visto envueltos en un ERTE. Para facilitar su tarea, la Fundación Madrina ha puesto en marcha una campaña para elaborar la declaración de la Renta de los más necesitados de forma gratuita.

Dicha campaña dará comienzo el 5 de mayo y durará hasta el día 25 de mayo. Tendrá lugar en el Banco del Bebé, ubicado en la Plaza San Amaro nº 4 (Metro Estrecho) en horario de 10 a 14 horas todos los miércoles, jueves y viernes y para ser atendido hay que pedir cita previa por teléfono (914490690), por correo (fundacion@madrina.org) o en su web (www.madrina.org).

¿Hacienda embargará sus cuentas?

La campaña de 2020 está marcada por el IMV y los ERTE. Por un lado, los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital están obligados a presentar la declaración de la Renta, en muchos casos por primera vez. Una de las responsabilidades que tienen los perceptores de esta ayuda es declararla pese a estar exenta de tributación. Por lo tanto, de los 460.000 perceptores del IMV que deben declarar (de los cuales más de 226.000 son menores), en la mayoría de los casos no saldrá ni a pagar ni a devolver, ya que las cuantías están exentas de pago del impuesto sobre la renta siempre que, junto con otro tipo de ayudas como rentas mínimas de CC AA y similares, no superen anualmente el 1,5 del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) fijado en 11.279,39 euros. No obstante, no van a poder aplicarse las deducciones por maternidad, guardería, por familia numerosa o discapacidad.

Para los afectados por ERTE en 2020, el hecho de haber tenido más de un pagador (la empresa y el SEPE) ha provocado que muchos trabajadores que no solían presentar la declaración tengan que hacerla este año, ya que el límite para no presentarla baja de 22.000 euros a 14.000 euros. Además, las prestaciones abonadas por el SEPE apenas aplican retenciones, por lo que lo que tendrán que abonar los impuestos pendientes con la declaración.

“Por término medio, y según la Agencia Tributaria, la media de los pagos fiscales que se van a realizar por familia al Estado será de 1000 euros, dinero que no tienen estas familias”, señala la Fundación Madrina. “Además, puede haber multas a las familias por no hacer la declaración o hacerla mal, entre 200 euros y el 150% de cantidad a abonar, por lo que las familias podrían tener que pagar a hacienda hasta 2.500 euros de media”, añade. “Con este tipo de casos, con pagos de 1.000 euros y multas de 2.500 euros, Fundación Madrina se pregunta, ¿Hacienda decidirá embargar las cuentas de los más vulnerables por impago al Estado?”, se pregunta la Fundación.

El fraccionamiento no es útil

Según los datos presentados por el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, del total de declaraciones, cerca de 4 millones de declarantes serán afectados por ERTE, de los cuales 327.000 que no presentaron la declaración en la anterior campaña se verán obligados a hacerla este año, en la mayoría de los casos con resultado a pagar. Por ello, Gascón estima que alrededor de 300.000 personas que estuvieron en ERTE en 2020 se acogerán al fraccionamiento del pago en seis meses sin intereses, desde el 20 de julio de 2021 al 20 de diciembre. No obstante, para la Fundación Madrina esta no es una solución, sino una tirita. “El problema para estas familias es que no tienen dinero para afrontar estos pagos”, señala.

La entidad denuncia la situación y pide al Gobierno una “marcha atrás” de las medidas fiscales injustas sobre la clase más afectada por la Pandemia, y que lo único que logra es aumentar el “control confiscatorio” y la marginalidad, pobreza y vulnerabilidad de las familias más afectadas.