Escrivá anuncia una ayuda de 50 euros por niño para paliar la pobreza

Aprovechando la tramitación parlamentaria del Ingreso Mínimo Vital, el PSOE presentará una enmienda para incorporar esta ayuda como complemento

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, atiende a los medios en su visita al Centro de Recursos para la Infancia y la Adolescencia de Save The Children en Vallecas
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, atiende a los medios en su visita al Centro de Recursos para la Infancia y la Adolescencia de Save The Children en VallecasVíctor LerenaEFE

El PSOE ha presentado una nueva medida estrella –la más reciente de todas– para intentar tapar algunos los agujeros del Ingreso Mínimo Vital (IMV). El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha anunciado que su departamento prepara un complemento al IMV de unos 50 euros al mes por hijo del que, según las previsiones de su equipo, se beneficiarán alrededor de 500.000 menores.

Durante su visita a un centro de la ONG Save de Children en el barrio de Vallecas de Madrid, Escrivá ha señalado que el Gobierno quiere «aprovechar» el proceso de tramitación del IMV como ley, que actualmente se encuentra en el Congreso, para «hacer varios ajustes en la norma» y ha calificado este complemento que se presentará a través de una enmienda como la «más importante» de estas medidas.

El ministro de Seguridad Social ha explicado que es una iniciativa que ya se había planteado en el pasado y que tiene como objetivo que esta prestación se aplique a familias con niños con rentas que van más allá de los umbrales del IMV, es decir, que están en situación «no solo pobreza severa sino también moderada».

A pesar de que ha reconocido que la cuantía podría rondar los 50 euros, ha explicado que todavía están «calibrando» este cifra, así como «hasta dónde» va a llegar esta prestación «en términos de renta y patrimonio» de las familias. También se están realizando los cálculos relativos al número de beneficiarios. En este sentido, el titular de Inclusión ha señalado que «podría llegar a corto plazo» a unos 500.000 menores. Escrivá ha añadido que esta medida entra dentro de la «filosofía» del IMV que, ha destacado, «tiene una capacidad redistributiva mucho mayor que prestaciones preexistentes» y, por ello, ha apuntado, «encaja» dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia para configurar «un nuevo Estado del bienestar dentro de la parte no contributiva»

Escrivá también ha recordado que «el IMV discrimina positivamente de una forma muy precisa por tipología de familia», con el foco puesto en niños y las monoparentales, al tiempo que «tiene en cuenta los niveles de renta y patrimonio». El objetivo es que las personas que cumplen el primer requisito pero tienen «cierto patrimonio» y acceden a prestaciones para situaciones vulnerables dejen de hacerlo, redirigiendo esas ayudas «a quienes lo necesitan».