Sólo un 6% de contratos indefinidos para jóvenes

De los 466.452 empleos para menores de 25 años firmados en julio, apenas 28.808 no tenían «fecha de caducidad»

Trabajadores riders con su bicicleta en las calles de Madrid para el reparto de comida
Trabajadores riders con su bicicleta en las calles de Madrid para el reparto de comidaAlberto R. RoldánLa Razón

Solo un 6,2 % de los contratos firmados por jóvenes menores de 25 años en julio era indefinido, por debajo del 9% de la media del total de contratos, según se desprende de los últimos datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

En el mes de julio, los jóvenes firmaron 466.452 contratos (116.730 los de entre 16 y 19 años y 349.722 los de entre 20 y 24 años), de los que solo 28.808 eran indefinidos. El resto de contratos de este colectivo se enmarcó, principalmente, en eventuales por circunstancias de la producción (247.579, un 53,1% del total), obra o servicio (155.451, un 33,3%) e interinidad (23.753, un 5,1%). Los contratos de prácticas sumaron 6.717, un 1,4% del total, y los de formación, 1.670, un 0,4%.

Los datos muestran que el colectivo de jóvenes reproduce, de manera aún más intensa, la tendencia general de la contratación en julio, cuando un 50,3% de los contratos eran eventuales por circunstancias de la producción y un 35,3% de obra o servicio.

Por sectores, los jóvenes fueron contratados especialmente en los servicios, con 373.201 firmas, un 80% del total –muy por delante de la industria (49.705), la agricultura (29.719) y la construcción (13.827)–, un porcentaje que se dispara al 89,4% entre las mujeres y baja al 71,9% entre los hombres. En el sector servicios, la contratación indefinida de jóvenes fue aún más baja que a nivel general del colectivo, de apenas el 5,1%. El sector servicios es también el que más contratos sumó a nivel global, 1.353.298, un 73,6% del total, aunque con grandes diferencias entre hombres (64,1%) y mujeres (35,9%).

El Gobierno tiene entre las prioridades para modernizar el mercado laboral la simplificación de los tipos de contrato, dejándolos básicamente en tres: uno estable o indefinido –que busca que sea el más habitual–, otro temporal y otro de formación. También quiere endurecer las penalizaciones por el uso indebido de los contratos de muy corta duración, junto a otras medidas en el marco de una reforma que busca atajar la elevada temporalidad y rotación del mercado laboral español y que afecta especialmente a los más jóvenes.

En julio se firmaron 396.009 contratos de menos de una semana de duración, un 21,5% del total, un porcentaje que es ligeramente superior entre los hombres (21,9%) que entre las mujeres (21,2%). Los contratos con una duración de hasta un mes sumaron 641.47, casi un 35% del total. Por tipo de jornada, 650.686 tenían jornada parcial, un 35,4% del total, con mayor prevalencia entre las mujeres (45,8% del total de contratos firmados por estas) que entre los hombres (26,6%).