Ocho señales que indican que debes cambiar de coche

Esperar a que su vehículo le avise de que es momento de retirarlo puede derivar en sorpresas desagradables, como una reparación demasiado costosa o quedarse tirado en medio de una ruta

Dos mecánicos reparan un coche antiguo
Dos mecánicos reparan un coche antiguo FOTO: CARLES NIN CARLES NIN

A todos los coches les llega su hora, pero ¿cuándo le llegará al suyo? Un aumento de los fallos que requieren reparación o un kilometraje muy elevado son algunas de las señales que le mandará su vehículo. Pero esperar a que su coche le avise de que es momento de retirarlo puede derivar en sorpresas desagradables, como un arreglo demasiado costoso o quedarse tirado en medio de una ruta. Por ello, hay que saber interpretar cuándo el paso del tiempo ha hecho suficiente mella como para tomar la decisión de cambiar de coche. Bankinter recoge 8 señales que le ayudarán a darse cuenta.

1. Por los kilómetros y el tipo de uso

Bankinter explica que muchas veces la referencia principal para cambiar de coche es el kilometraje. Sin embargo, indica que, además de los kilómetros que haya acumulado su vehículo, habrá que valorar otros factores a tener en cuenta, como si usa el coche por carretera, por trasporte urbano, el tipo de coche que es... “Algunos técnicos sostienen que, un coche bien usado y con conducción ecológica puede durar hasta los 500.000 km”, explica la entidad.

2. Edad del vehículo

“Según la Dirección General de Tráfico, la edad media del automóvil en España es de unos 11 años. A partir de esa edad ya se empieza a considerar que uno conduce un coche muy contaminante, susceptible de pasar varias veces por el mecánico y no respetuoso con el medio ambiente. O que, simplemente, necesita ser retirado”, recoge Bankinter. No obstante, esta norma no se cumple siempre. No todos los españoles cambian de coche cada 11 años. De hecho, el 13% de los coches que circulan por nuestras carreteras tienen más de 20 años.

3. El precio de las reparaciones no compensa

A mayor kilometraje y edad del vehículo, es más probable que surjan constantes problemas que requieran reparación. Además, no solo aumentan el número de fallos, si no también el coste para solucionarlos. Solo cambiar la correa de un coche que haya pasado de su límite de kilometraje admisible es más caro que comprarse uno de segunda mano. Al tratarse de modelos antiguos será más difícil encontrar piezas y, por lo tanto, serán más caras. “El precio puede ser astronómico y nos llevará a valorar si no es realmente más positivo comprarse uno nuevo y con su garantía”, advierte Bankinter.

4. Por la seguridad

Los vehículos nuevos cuentan con mejores sistemas de seguridad, esto es indiscutible. Pero no hablamos solo del airbag o los frenos ABS, sino de otros avances tecnológicos diseñados para evitar accidentes. Por ejemplo, los dispositivos que facilitan el cambio de carril, que emiten alertas por el cansancio del conductor, que controlan posibles colisiones y ayudan a aparcar, entre otros.

5. Mayor comodidad

“Los coches que aparecen en el mercado, aunque no sean de gama alta, incorporarán elementos que ayudan a que el conductor y los pasajeros se sientan más cómodos y a la vez, más seguros”, señala Bankinter. En cambio, los coches que tienen más de 20 años, que son el 13% de todos los vehículos españoles, no tienen dirección asistida, pero tampoco comodidades como los navegadores GPS, que avisan de los radares, o la cámara de marcha atrás.

6. Por el respeto al medio ambiente

Es evidente que todos los coches contaminan, pero los viejos son los que más. Según la OMS, 1 de cada 8 muertes en el mundo es causada por cánceres derivados de la contaminación en las grandes ciudades. “Es un buen momento para tomar conciencia y preguntarse si, aunque sean más caros, no ha llegado el momento de comprar un coche eléctrico o híbrido”, aconseja la entidad bancaria.

7. Por las ayudas al sector del motor

El Estado hace tiempo que, con la crisis, ha destinado partidas económicas para incentivar la compra de vehículos, como el Plan PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente), dotado con cifras entre 1.500 y los 750 euros, y hasta 2.500 euros para familias numerosas. El pasado abril, el Gobierno presentó el nuevo Plan Moves III con ayudas de hasta 7.000 euros para facilitar a los consumidores tanto la compra de vehículos eléctricos como la instalación de las infraestructuras para recargarlos.

8. Ahorro en todos los sentidos

Tras descender durante los primeros meses de pandemia, los precios de los combustibles no han parado de subir desde que empezó el año. La gasolina ya se sitúa en 1,48 euros el litro, alcanzando el máximo desde septiembre de 2013, y el diésel, a 1,35 euros, toca su precio más alto desde julio de 2014. “De la misma forma que un vehículo nuevo te exigirá muchas menos reparaciones, uno nuevo gastará mucha menos gasolina”, concluye Bankinter.