Golpe del transporte al sistema productivo y al abastecimiento

El sector reconoce complicaciones en la llegada de frutas, carne y pescado. La industria láctea para y advierte del riesgo de falta de suministro de sus productos

La huelga indefinida de pequeños y medianos transportistas está empezando a provocar problemas de abastecimiento en los supermercados. Fuentes del sector de la distribución reconocen que hay “problemas de surtido de productos puntuales, principalmente alimentos frescos (frutas, carne, pescado) porque los mercados centrales se han visto afectados por los piquetes”. El propio ministro de Agricultura, Luis Planas, ha reconocido que se están produciendo “disrupciones” puntuales en productos frescos. Y la Asociación de Empresarios Mayoristas del Mercado Central de Frutas de Madrid (Asomafrut) ha advertido de que si la huelga sigue, puede haber desabastecimiento. En el caso del pescado, a la huelga se suma el hecho de que la flota del norte está teniendo problemas para funcionar por el temporal y el coste de los carburantes, añaden.

A los problemas de suministro con los productos frescos se pueden sumar en breve los lácteos. La industria láctea ha anunciado que se ha visto “abocada” a suspender a partir de mañana su actividad como consecuencia de la huelga, según ha anunciado la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) en un comunicado. De acuerdo con sus datos, las fábricas han visto interrumpido el suministro de los productos necesarios para la elaboración de lácteos y el traslado del producto terminado a las cadenas de distribución, lo que ha anulado la capacidad de envasado, almacenamiento y gestión de un alimento “altamente perecedero y esencial para el consumo diario”. Una decisión, advierten, que supondrá la suspensión de la recogida de la leche en las explotaciones ganaderas a partir del jueves y, sobre todo, pone en riesgo el abastecimiento de productos nutricionalmente básicos en la alimentación de las personas como son la leche y los lácteos.

En vista del empeoramiento de la situación, en una nota conjunta, la cadena de valor del gran consumo (ACES, Aecoc, Anged, Asedas y FIAB) ha pedido al Gobierno que actúe de forma “urgente” para poder garantizar el buen funcionamiento de la cadena de suministro. Estas patronales han denunciado que la actuación cada vez más beligerante de los convocantes, con bloqueos en puertos, lonjas, mercados mayoristas y centros logísticos, está empezando a ocasionar importantes problemas para las empresas del sector como es la falta de suministro en fábricas, dificultad para abastecer los puntos de venta y la paralización de industrias. Las asociaciones han denunciado que esta situación se está produciendo por el recrudecimiento de las acciones de los convocantes, una minoría de transportistas que impide que la mayoría de los profesionales y empresas del transporte puedan realizar libremente su trabajo.

Y es que, como aseguran desde una patronal del sector agroalimentario, “los huelguistas están ejerciendo gran presión sobre este sector, en especial en estos mercados centrales”, lo que está dificultando la distribución de los productos frescos a la que aluden desde la distribución. Ayer mismo, por ejemplo, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, aseguró que Mercamadrid había recibido la mitad de productos que un martes normal -porcentaje que se ha repetido hoy- aunque apuntaba a los puntos de origen de las mercancías como los causantes del problema. La patronal logística UNO ya advirtió también ayer de que se estaban registrando graves problemas en la cadena de suministro y que son varias las rutas canceladas con motivo del paro indefinido y de la acción de los piquetes en los principales nodos logísticos de España. “Se están produciendo numerosos incidentes que están provocando un bloqueo en diferentes rutas de nuestro país, lo que está generando, a su vez, roturas de la cadena de suministro”, aseguró el presidente de UNO, Francisco Aranda.

La seguridad de los transportistas que no están secundando la huelga es fuente de preocupación no sólo para UNO sino también para el sector de la distribución, que asegura que el paro está teniendo más repercusión de la que se podía prever porque muchos camioneros que quieren hacer su trabajo están prefiriendo parar para evitar males mayores ante la actitud beligerante de los convocantes de la huelga. Incluso muchas empresas que no participan en las protestas están parando para evitar problemas a sus camioneros.

Parón de algunas actividades

La situación se está complicando en algunos puntos de tal manera que la Cooperativa de Armadores del Puerto de Vigo (ARVI) y la Asociación de Comercializadores de Pescado de Vigo (ACOPEVI) han solicitado hoy la apertura de un corredor alimentario que permita el paso de camiones con productos pesqueros y que evite la ruina de los pescadores y comercializadoras implicadas. También los productores de fresa de Huelva han pedido medidas similares para que la huelga no perjudique al sector y a los consumidores y ha solicitado que se permita la salida de la fresa de las fincas y centros de producción de Huelva, según indicó a Efe, el secretario provincial de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía (UPA), Manuel Piedra, que ha asegurado que algunas cooperativas y empresas de los municipios freseros están empezando a tener problemas para dar salida al producto.

El recrudecimiento de la huelga también ha llevado a las empresas españolas de acuicultura a cesar su actividad comercial de forma indefinida, según ha informado este miércoles la patronal del sector Apromar. La patronal acuícola ha alertado de los “daños severos y cuantiosos” ante la inacción del Gobierno y de las trabas a la circulación por las actuaciones de los piquetes, que bloquean el traslado del pescado fresco. Y ayer, la flota de bajura vasca anunció que han decidido no faenar hasta el lunes ya que entiende que no está garantizada la distribución de las capturas.

Preocupación del sector alimentario

Desde la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) han denunciado también “graves problemas” en el funcionamiento de la cadena alimentaria debido al bloqueo que se está produciendo en algunas carreteras españolas por la huelga de transportes, según ha informado en un comunicado. En concreto, la patronal ha reportado numerosos incidentes debido a los cortes que están impidiendo la entrada y salida de vehículos de empresas, centros logísticos y explotaciones suministradoras de materias primas, dificultando la recogida de mercancías indispensables para el funcionamiento del sector y de toda la cadena alimentaria. Las empresas ven con “especial preocupación” las limitaciones en el transporte de productos frescos, muchos de ellos altamente perecederos, cuya caducidad amenaza con una pérdida irreparable del producto, así como la paralización de las empresas por falta de stock.

Para tratar de abordar los problemas del sector, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), Raquel Sánchez, ha mantenido una reunión con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), el órgano que reúne a las patronales del sector con el Gobierno, pero en el que no está representada la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional. Tras el encuentro, el ministerio ha traslado que trabajará en trasladar al sector del transporte los principios generales que inspiran la ley de la cadena alimentaria, es decir, que no se puede trabajar por debajo del coste. También se está valorando publicar con periodicidad semanal, en vez de mensual, el índice de referencias de los precios de los combustibles. Además, ha anunciado que el decreto que recoge las medidas que el Gobierno ya consensuadas con el sector el pasado mes de diciembre, como la revisión de precios inmediata, se aprobará mañana. CEOE y Cepyme han instado al Ejecutivo a que ponga en marcha “con urgencia” las medidas para poner coto al incremento de la energía y, de este modo, frenar la huelga.