Alemania pagará 300 euros a cada contribuyente para compensar la subida de la energía

También rebajará temporalmente 30 céntimos la gasolina y 14 el diésel, y reducirá el precio del transporte publico. Las familias recibirán además una ayuda extraordinaria de 100 euros por hijo

El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, junto a sus socios de Gobiernos, anuncia el plan de ayudas a sus ciudadanos por la subida de la energía
El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, junto a sus socios de Gobiernos, anuncia el plan de ayudas a sus ciudadanos por la subida de la energía FOTO: MICHELE TANTUSSI REUTERS

A fin de hacer frente a la subida de los precios de la energía como consecuencia de la guerra de Ucrania, el Gobierno alemán anunció ayer el pago de 300 euros a cada contribuyente, así como una serie de medidas que incluyen el fomento del transporte público o la reducción de los precios del combustible. Una medida que supone un monto de 13.000 millones de euros y que se acordó tras una larga negociación entre los tres partidos que conforman el Ejecutivo germano. «Hacemos algo para la gente que depende del automóvil, pero también invertimos en el transporte público», dijo la copresidenta de Los Verdes, Ricarda Lang, durante la presentación del paquete que todavía debe ser aprobado por el Consejo de Ministros y por el Parlamento.

En términos concretos, la ayuda significa que todos los empleados que están sujetos al impuesto sobre la renta recibirán 300 euros como subsidio salarial. El ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, habló de un «recargo fiscal especial» al presentar la medida, que deberá ser gravada. Pero además, el precio de la gasolina y el diésel se reducirá en 30 y 14 céntimos por litro respectivamente durante los próximos tres meses para aliviar a los viajeros y las empresas. Una ayuda que, para paliar las dificultades de las familias, incluye además el pago de 100 euros por hijo, a sumar a la bonificación que da el estado alemán a las familias con descendencia. Por último, y también durante tres meses, se ofrecerán billetes mensuales para el transporte público por un valor de nueve euros.

Por otro lado, y para mantener la seguridad energética y reducir el consumo de gas, la coalición quiere «suspender» el cierre programado de las centrales eléctricas de carbón «hasta nuevo aviso», aunque desde el Ejecutivo se apega a su objetivo de eliminar gradualmente el carbón para 2030. La coalición también acordó medidas para aumentar la eficiencia energética, lo que debería ayudar a reducir la dependencia del gas, el petróleo y el carbón de Rusia.

Así, y a partir del año 2024, todos los sistemas de calefacción recién instalados deberían funcionar con un 65% de energía renovable; una medida que el acuerdo de coalición había previsto inicialmente para el 1 de enero de 2025. También se creará el marco para que los propietarios puedan reemplazar sus sistemas de calefacción con una antigüedad mayor a 20 años. La líder verde, Ricarda Lang, habló de eliminar gradualmente la calefacción a gas.