Esta es la razón por la que un billón en inglés no es lo mismo que en español

El “billion” de los países anglófonos equivale a mil millones, mientras que los billones en español equivalen a un millón de millones

Billetes de 500 euros
Billetes de 500 euros

Uno de los problemas recurrentes a los que se enfrentan los escritores a la hora de redactar una noticia es el traducir el billón inglés al billón español, ya que las cifras que designan son diferentes, dando lugar a la confusión. En este sentido, el “billion” de los países de habla inglesa equivale a mil millones, es decir, 1.000.000.000; mientras que los billones en español equivalen a un millón de millones, es decir, al 1 le siguen doce ceros, en vez de nueve (1.000.000.000.000).

Pese a que cifras como billones o trillones son cantidades muy grandes que en raras ocasiones aparecen en nuestra vida diaria; estas son comunes para los redactores especializados en economía y finanzas, ya que las utilizan para la elaboración de temas acerca de la deuda pública o el Producto Interior Bruto (PIB) de un país, entre otros.

Pero, ¿a qué se debe esta diferencia? En los países de habla inglesa se hace uso de lo que se conoce como escala corta de numeración, mientras que en español se usa la escala larga. Esto quiere decir que el salto en las cifras del primer caso se hace cada mil unidades, mientras que en español saltan cada millón, haciendo que la referencia a números más grandes sea más fácil. Esta confusión se genera ya que ambos sistemas antes de llegar al billón o “billion” son iguales, por lo que a partir del millón, un sistema usa la escala corta y el otro la larga, por lo que los saltos por las cifras en saltos son distintos.

En lo que respecta a la escala larga, esta es más utilizada en Europa continental, así como en la mayoría del países de Sudamérica y Centroamérica, a excepción de Puerto Rico y Brasil. Esto se debe a que en ambos países la influencia de Estados Unidos es bastante significativa, por lo que la escala corta gana terreno en estas regiones.

En cambio, la escala corta es utilizada en la mayoría de países anglófonos y en los árabes. Japón, China, India y otros países del sudeste asiático utilizan un sistema de nomenclatura diferente; mientras que en África hay algunos países que usan la escala corta y otros que utilizan la larga.

No obstante, pese a las diferencias existentes entre ambas escalas numéricas, el término “billions” está siendo cada vez más utilizado por diferentes regiones, adelantando así poco a poco a la escala larga.