Esta es la edad máxima para que el banco le conceda una hipoteca

La edad es un requisito fundamental para las entidades, que quieren asegurarse la devolución completa del préstamo

La edad es un factor fundamental para los bancos a la hora de conceder una hipoteca. Por norma, las entidades fijan los 75 años como edad máxima para haber devuelto un préstamo hipotecario, aunque hay variaciones dependiendo del banco. Por ejemplo, Banco Santander extiende su límite de edad hasta los 80 años, mientras que BBVA lo adelante a 70 años. Este límite se establece teniendo en cuenta que generalmente el plazo de amortización máximo para pagar una hipoteca son 30 años, aunque algunas entidades lo pueden alargar hasta los 40 años.

Teniendo en cuenta estas líneas rojas, los bancos consideran los 45 años como la edad máxima para cumplir estos parámetros, ya que se podrá mantener el periodo de amortización de 30 años y cumplir con la edad máxima para haber devuelto el préstamo. A partir de esta edad, las entidades ponen mayores dificultades para conceder una hipoteca, pero es posible conseguir el visto bueno. Todo dependerá del estudio previo a la concesión de la hipoteca. Si el solicitante tiene 60 años, solo tendrá 15 años para pagar la hipoteca, la mitad de lo normal para cumplir con el límite de 75 años. Esto conllevará que las cuotas mensuales sean más elevadas, algo solo podrá asumir un perfil con ingresos estables, una capacidad de endeudamiento suficiente y un historial crediticio libre de impagos. Otra variable a tener en cuenta es que, en el caso de una pareja o matrimonio que solicita una hipoteca conjunta, si un miembro es más joven que el otro se podrá usar su edad para fijar el plazo máximo de devolución.

Por lo tanto, se podría decir que los bancos establecen como edad máxima para conceder hipotecas los 75 años, ya que independientemente de la edad a la que se empiece a pagar el préstamo, este debe haber sido devuelto en su totalidad al cumplir los 75, lo cual dependerá de la capacidad económica del solicitante para pagarlo en 30, 20, 15, 10, 5, 2 o 1 año.

Si decide solicitar una hipoteca con una edad avanzada, debe tener en cuenta que sus gastos mensuales se dispararán al afrontar cuotas elevadas. Para llegar tranquilo a fin de mes, el Banco de España aconseja no destinar más del 30% de los ingresos mensuales al pago de la hipoteca, aunque este porcentaje se puede elevar al 35% si se tienen otras deudas. Para el caso de un comprador que gana 2.000 euros netos mensuales, lo ideal es que su hipoteca no supere entre los 600 y 700 euros mensuales, Además, deberá tener ahorrado el 30% del precio del inmueble para pagar la entrada y los gastos de la hipoteca.