Energía

El consumo eléctrico está en niveles de hace 18 años por la caída industrial

España sigue regalando energía más barata a Francia, Marruecos y Portugal por la excepción ibérica con récord exportador

Sistema eléctrico español en 2022
Unos joven pasa junto a unas torres de alta tensión en Madrid Tania Nieto LA RAZÓN

La demanda de energía eléctrica en España cayó un 2,4% el pasado año, alcanzando un total de 250.421 gigavatios hora, un consumo muy similar a los registrados el año de la pandemia. En el sistema eléctrico peninsular, que representa aproximadamente el 94% de la demanda total, el consumo fue inferior en un 2,9% respecto al año anterior, con un total de 235.459 GWh. Esta demanda es más baja que la registrada el año de la pandemia y muy similar a la registrada en el año 2004, hace 18 años. Corregida la influencia de la laboralidad y de las temperaturas, resulta una variación de demanda negativa respecto al año anterior del 3,9%, inferior a la registrada el año 2019, aunque menos acusada que la registrada el año de la pandemia.

La evolución por sectores, medida en el Índice de Red Eléctrica (IRE) que recoge los datos de demanda eléctrica de grandes consumidores, muestra una caída del 6,1% respecto al año anterior, retroceso provocado en su totalidad por la componente industrial: las actividades industriales descienden un 10,3% mostrando un acusado descenso desde agosto. Por contra, el fin de las restricciones ha hecho mejorar el sector servicios que presenta un impacto positivo con un incremento del 1,9 % y la agrupación de otros sectores de actividad también ha aumentado con una variación del 2,2% respecto al año anterior.

El máximo de demanda anual se registró en verano, hecho que no se había producido desde el año 2016. En concreto, se produjo el 14 de julio entre las 14-15 horas con 38.003 MWh, lo que supone un incremento del 2,9% respecto al máximo estival de 2021, pero queda un 1,2% por debajo del registrado en 2020.

La capacidad instalada del parque generador en España se ha incrementado un 4,9%, finalizando el año 2022 con 119.091 MW. La potencia instalada renovable en el sistema eléctrico nacional se ha incrementado en 5,9 GW, equivalente a seis centrales nucleares, como ha recordado la presidenta de Redeia (REE), Beatriz Corredor, lo que ha permitido alcanzar un porcentaje de potencia instalada de fuentes de generación renovables del 59,2% del total de la potencia instalada. De los 5.900 MW de nueva potencia instalada renovable, 4.500 MW corresponden a la tecnología solar fotovoltaica, lo que supone un máximo histórico de incremento en la fotovoltaica.

La generación renovable en el sistema eléctrico nacional en 2022 se ha reducido un 4% y su participación en el mix nacional ha sido del 42,2% frente al 46,7% que alcanzaron en 2021. Ha sido un año marcado por un fuerte descenso de la producción hidráulica llegando a valores mínimos históricos pero que a su vez ha registrado máximos de producción eólica y solar fotovoltaica. Como contrapartida, la producción no renovable en el sistema eléctrico español en 2022 se incrementó un 15,3 % respecto al año anterior, registrando una participación en la estructura de generación de un 57,8 % sobre el total nacional, aumentando 4,5 puntos porcentuales respecto al año anterior cuando el peso no renovable fue del 53,8 %. Durante el 2022 se ha producido un incremento de las emisiones de CO2 equivalente asociadas a la generación eléctrica nacional alcanzando los 44,4 millones de toneladas de CO2 equivalente, un 23,8 % más que en 2021.

Respecto a los intercambio de energía eléctrica, España cerró el año con el mayor saldo exportador de la historia. Se programaron 28.426 GWh en sentido exportador, un 71,4% más. Con Francia el saldo exportador ha sido récord, 9.095 GWh, frente a los 6.054 GWh importadores del 2021. De hecho, se trata del primer saldo exportador con Francia desde 2010. El saldo con Portugal también ha sido exportador, por cuarto año consecutivo, con un valor de 9.023 GWh, duplicándose respecto al pasado año. Con Andorra el saldo ha sido exportador, con un valor de 286 GWh, que supone un ascenso de un 26,9 % respecto al año 2021, y con Marruecos vuelve a ser exportador, con un valor de 1.438 GWh, frente a los 182 GWh importadores del pasado año.

El índice de disponibilidad (que mide la capacidad o posibilidad de utilización por el sistema de los distintos elementos de la red de transporte) correspondiente al sistema peninsular en 2022 alcanzó un valor del 98,15%, valor inferior al 98,48% del año 2021.

El precio medio final de la energía en el mercado eléctrico se situó en 2022 en 204,79 euros el MWh, volviendo a registrar por segundo año consecutivo el valor más alto de la historia. Es casi el doble que el precio de 2021 y más del triple que el de los años 2018 y 2019. El peso de la componente del mercado diario e intradiario se ha reducido, hasta llegar al 83,2 %, que es el porcentaje más bajo desde el año 2012.