MENÚ
domingo 25 agosto 2019
00:07
Actualizado

El híbrido gana la batalla al eléctrico

Los datos de 2018 muestran el despegue de los motores de gas, con un incremento de las ventas del 358% de los coches de gas licuado de petróleo (19.598 unidades) y del 229% en los de metano (4.702 unidades)

  • Las ventas de vehículos de gas ganaron la partida en 2018 a los eléctricos puros y a los híbridos enchufables / Reuters
    Las ventas de vehículos de gas ganaron la partida en 2018 a los eléctricos puros y a los híbridos enchufables / Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

25 de febrero de 2019. 02:56h

Comentada
C. de Miguel.  25/2/2019

¿Qué coche me compro? Esa es la gran duda que asalta a quienes se están planteando la opción de adquirir un vehículo. En realidad la cuestión afecta más bien a la motorización, ya que las restricciones a la circulación en las grandes ciudades y los planes para acabar en 2040 con la venta de vehículos de combustión, incluidos los híbridos que ofrecen también la motorización con gasolina, están dejándose notar en las ventas y amenazan el horizonte de 2019, en el que la patronal de concesionarios (Faconauto) estima una caída de las ventas de vehículos a particulares del 6%.

¿Qué hacer ante este escenario sembrado de incertidumbres? Los datos de ventas de vehículos con etiquetas ecológicas pueden despejar algunas incógnitas. Las restricciones a la circulación de coches de gasolina y diésel sin etiqueta de cero emisiones han disparado las ventas de los híbridos y de los motores movidos por GLP (Gas Licuado de Petróleo o AutoGas) y GNC (metano) en el último año. Aunque aún representan una mínima parte del mercado, por debajo del 5%, el incremento en el último año ha sido brutal, con un 358% más de ventas de vehículos GLP que en 2017, lo que coloca a los motores de AutoGas como la segunda opción más popular entre las etiquetas ecológicas tras los híbridos que también funcionan con gasolina, superando a los eléctricos de cero emisiones.

El híbrido gana la batalla al eléctrico

Dentro del apartado de matriculaciones de vehículos con etiqueta Eco, los automóviles híbridos de motores eléctricos combinado con gasolina son líderes absolutos, con unas ventas de 73.337 unidades, lo que supone un incremento del 35% respecto a las 54.438 comercializadas en 2017. Pese a ser un aumento notable, el despegue de las matriculaciones de coches GLP, que casi han cuadruplicado sus ventas, ha elevado el número de estos vehículos en circulación a las 19.598 unidades, desde las 4.276 de 2017.

Además de las matriculaciones de coches nuevos, hay que añadir los vehículos de gasolina que han sido adaptados a AutoGas para obtener la etiqueta de cero emisiones y que en 2018 llegaron a 5.979 unidades, casi el doble que en el ejercicio precedente.

Una subida semejante han experimentado las ventas de GNC (gas natural comprimido) que han pasado de 1.431 vehículos en 2017 a 4.702 en el pasado año, un incremento del 229%. El GNC tendrá mucho desarrollo en los próximos años por el impulso que algunas marcas, como Seat, están dando a este combustible al incluir esta motorización híbrida en toda su gama de modelos.

Sin embargo, la principal ventaja de los híbridos de gasolina y AutoGas GLP es la amplia red de estaciones de servicio con este combustible, ya que Repsol es una de las marcas que más impulsa esta solución. De las 11.500 estaciones de servicio que existen en nuestro país, 6.000 tienen surtidores de AutoGas y casi cuatrocientas de ellas pertenecen a la red comercial de Repsol.

La mayoría de los coches de AutoGas de bajas emisiones se matriculan en Madrid que, con 25.780 automóviles, obtiene una cifra muy superior a las de toda Cataluña (11.748 unidades).

La gran ventaja de los vehículos AutoGas es que tienen la etiqueta Eco, que les permite circular sin restricciones gracias a que reducen las emisiones Nox en un 68% y totalmente las emisiones de partículas frente a los combustibles convencionales. El éxito de ventas de los vehículos GLP se explica también porque tienen una bonificación del 75% del impuesto de circulación, exención del pago del impuesto de matriculación y descuentos en las zonas de aparcamiento regulado. Su utilización supone un ahorro de hasta el 40% en carburante respecto a los combustibles convencionales y tiene un coste similar en la compra frente a los gasolina y diésel puros.

Además, existe la opción de adaptar los motores de gasolina a biofuel en más de un millar de talleres. El coste de la transformación es de 1.200 euros y, una vez adaptados, la DGT les otorga la pegatina Eco.

Últimas noticias