Actualidad

La deuda pública vuelve a subir en noviembre y crece en 30.262 millones en tasa interanual

Alcanza los 1,169 billones y se sitúa en el 97,5% en términos de PIB

Edificio del Banco de España
Edificio del Banco de España

Alcanza los 1,169 billones y se sitúa en el 97,5% en términos de PIB.

Tras la pequeña tregua que dio en octubre, cuando se redujo en casi 15.000 millones de euros, la deuda de las administraciones públicas retomó la senda alcista en noviembre. El pasivo se incrementó en 8.248 millones de euros, hasta los 1,169 billones, con lo que escala hasta el entorno del 97,5% del PIB, después de que en septiembre marcara su máximo histórico y se elevara al 98,3% del PIB, según los datos publicados hoy por el Banco de España. En el último año, la deuda pública se ha incrementado en 30.262 millones de euros.

El Gobierno adelantó durante la presentación de la última actualización del cuadro macroeconómico que la deuda habría cerrado 2018 en el 96,9% del PIB, por lo que es de esperar que se modere en el último mes del año hasta cerrar por debajo del 97% del PIB. Para este año, el objetivo se ha fijado en el 95,4% del PIB.

El Estado sigue siendo la administración que más deuda atesora, 1,029 billones de euros, lo que supone un aumento del 0,9% respecto al mes anterior. En tasa interanual repuntó un 4,3%. Las comunidades autónomas también elevaron su pasivo hasta los 292.825 millones de euros, 415 millones de euros más que en octubre. No obstante, respecto a noviembre del año pasado se anotan un incremento mayor, del 2,3%. Las corporaciones locales fueron las únicas que consiguieron reducir su endeudamiento, un 2% respecto al mes anterior, hasta los 26.391 millones, unos 520 millones menos. En tasa interanual la recortaron un 11%.

La deuda no ha parado de crecer desde que estalló la crisis económica en 2008. La caída de la actividad menguó los ingresos del Estado e incrementó el déficit, por lo que al Estado no le quedó otra alternativa que incrementar la emisión de deuda para sostener los servicios públicos. Con la recuperación, el déficit se ha moderado pero ni el Gobierno del PP ni el del PSOE han logrado todavía embridar la deuda, que amenaza, según los analistas, con ser el detonante de la próxima crisis global. A este respecto, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, ha reclamado esta misma semana a los partidos un “compromiso firme” con la sostenibilidad presupuestaria, para que ésta no sea “una cuestión partidista”. Escrivá recordó que el endeudamiento de España creció 40 puntos desde su entrada en la unión monetaria, pasando de alrededor de un 60% de ratio de deuda en relación al PIB al actual nivel cercano al 100%, muy lejos del objetivo para 2020 de volver a ese “razonable” 60%, por lo que señaló que España es “muy vulnerable” ante posibles subidas de los tipos de interés o incrementos en el gasto por el envejecimiento de la población. Para los economistas, el 60% marca el límite a partir del cual la deuda comienza a tener impacto en el PIB porque el pago de sus intereses consume recursos que sería necesario destinar a inversión productiva para apoyar el crecimiento.